Inicio Artículos Conciencia de Clase

Conciencia de Clase

518
0
Compartir

Las clases sociales existen. No hay mejor síntesis con la que empezar este artículo de Opinión.

Pero la discusión es elevadísima, hasta tal punto que queda al margen de las clases populares que ni se plantean la existencia de las mismas. ¿Por qué ocurre ésto?

La hipótesis que mantengo a lo largo de mis palabras es que “la comprensión por parte de la población de la existencia de las clases es la principal chispa para la lucha de clases por parte de la clase trabajadora, es decir, la Revolución Proletaria”.

Digo ésto porque es evidente que la lucha de clases existe, pero por parte de los acaudalados, los ricos y los poderosos. Éstos comprenden muy bien la lucha de clases. Viven conscientes de que ellos se mantienen en su riqueza y su poder debido a que la gran mayoría de personas viven en su miseria y su alienamiento. ¿Cómo lo hacen?

Las clases poderosas, política y económicamente, no creen en la movilidad social, creen en la desigualdad social como cuna y base de su posición. Éstos no creen que los hijos de los obreros puedan acabar en puestos de Dirección, en los poderes fácticos o en los económicos. Simplemente, su élite ha nacido para controlar, acaudalar y dirigir, y ese grupo es cerrado.

Los grupúsculos de poder, político y económico, son los más clasistas, ellos así mismos se consideran casta, clase social o élite.

Sería imposible imaginar que en un mundo globalizado e individualizado, democrático y de la información, la mayoría de la población, la clase trabajadora y la pequeña burguesía explotada, porque está explotada, no fuese capaz de ver esta desigualdad social, esos compartimentos estancos de carácter cerrado y la estrategia de unos hacia otros.

Ésto ocurre porque la existencia de las clases está enmascarada por parte de las clases poderosas. No les interesa que se clarifiquen las cadenas, las barreras, los muros y la existencia de la injusticia más estructurada del sistema capitalista, la desigualdad y la explotación.

En el momento en el que se clarifiquen esta cadena construída por las clases poderosas, se les puede llamar “los de arriba”, pero son una clase, al igual que “los de abajo”, la clase trabajadora; esta última tomará las herramientas de clase suficientes para derruir esta cárcel construída por el tejado, nunca mejor dicho.

Aquellos que hablan de clase trabajadora y clase dirigente, explotados y explotadores, es clasista, pero con fundamento. ¿Cómo no ser clasista en un sistema de clases?

Es necesario serlo y actuar en consecuencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here