Inicio Artículos Salir del Euro y volver a la Peseta

Salir del Euro y volver a la Peseta

3514
1
Compartir

Si a día de hoy, España quiere contar con un partido de la clase obrera, tiene que tener muy clara su postura en política económica. El asunto a tratar en este artículo es el siguiente: El partido de la clase obrera tiene que mantener una postura férrea en el ámbito económico y esa postura es la salida inminente del Euro.

¿Qué significa estar en contra de la permanencia en el Euro? Pues analizarlo nos ocupará el resto del artículo. Para comenzar a tratar este asunto hay que remontarse a la fecha en la que dicho país entró en la alianza monetaria: presentada en 1998 y puesta en uso de facto en 2002, durante el gobierno de J.M. Aznar. Ante todo y para comenzar este análisis, hay que tener en cuenta la repercusión monetaria que supuso el cambio de la Peseta al Euro en España. El cambio de Pesetas a Euros era de 166’38 pesetas por euro, lo que en primera instancia ya hacía visible la inflación o el incremento en el valor del dinero. ¿Cómo afectó ésto a la clase trabajadora? Pues tal y como se ha demostrado a lo largo de los años (sin contar el agravante de la crisis), el coste de la vida diaria y el gasto en consumo han incrementado para las familias de clase trabajadora debido a la inflación de precios y la deflación de los salarios. ¿A quién a beneficiado la implantación del Euro? La respuesta es lógica, a las clases acaudaladas y dominantes que han visto aumentar su riqueza, obtenido facilidades al cambio de divisas y facilitado el negocio de mercancías. Pues pregunto al aire ¿Cuántos españoles se han beneficiado de la entrada en vigor del Euro? Al igual que planteo ¿Cuántos españoles han usado los billetes de 200 o 500 euros? Le cedo la titularidad de las respuestas al lector…

Hay que tener en cuenta que los índices de paro registrados en países de la Zona Euro son históricos y la facilidad de las multinacionales a la hora de despedir y reducir salarios es un agravante de la situación. Es la clase obrera la que sufre el recrudecimiento de las condiciones vitales y laborales del capital, que en este caso tiene como símbolo y como moneda el Euro. ¿El Euro tiene toda la culpa de dicho problema? Si no toda, casi toda, y no por ser objeto del problema sino herramienta del capital. Si todos entendemos que las crisis periódicas capitalistas son provocadas por el capital financiero para su enriquecimiento ilícito durante dicho periodo, el Euro juega ahí un papel importante como facilitador de las condiciones económicas de los países de la Eurozona, es decir, el Euro facilita el lucro del capital financiero gracias a que es una moneda común para varios países con índices económicos muy distintos. La facilidad para el enriquecimiento de diversas potencias económicas, multinacionales o corporaciones capitalistas viene dada también por el papel que desempeña el Euro en toda esta trama.

Y volviendo a la pregunta de si el Euro tiene toda la culpa… Los gobiernos al servicio de la Troika actuan en beneficio del capital usando como herramienta el Euro. Anteriormente, con gran cantidad de monedas nacionales con distinto valor cada una, el enriquecimiento de la clase dominante se hacía más costoso y de carácter nacional. Con la implantación del Euro, el saqueo del poder económico a la clase trabajadora en un momento como la Crisis Económica, es factible a gran escala, es decir, con carácter internacional.

También hay que destacar el Tratado de Maastricht, que supone la venta de soberanía nacional de los países firmantes en favor del capital, el negocio lucrativo de la Deuda Pública, que pasa a ser titularidad de los bancos privados, lo que supone la pérdida completa de poder de la Banca Nacional al no poder recibir crédito del BCE y el incremento de poder del BCE y el FMI frente a cualquier Gobierno. Además, economistas de corte liberal de la talla de Paul Krugman o Joseph Stiglitz, ambos premiados con el Nobel de Economía, afirman que el proyecto de la Eurozona es un completo desastre. Para terminar con el Euro, cabe decir que existen numerosos países que dentro de la Unión Europea, no aceptaron la moneda única. Éstos son: Reino Unido, Suecia, Dinamarca, República Checa, Polonia, Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Bulgaria y Rumanía.

La propuesta más sensata para volver a la Peseta es la soberanía monetaria del país. Un país con soberanía monetaria afronta las crisis periódicas capitalistas con un mayor margen de actuación política y económica. Una de las medidas más usadas por los Gobiernos intervencionistas es la devaluación de la moneda nacional. Y ya no es sólo por eso, porque volver a la Peseta significa cortar de raíz un el saqueo de capital que realizan con total facilidad e impunidad las clases dominantes en Europa; y en segundo lugar, porque salir del Euro sólo es el primer paso para abandonar el sistema capitalista/neo-liberal impuesto. Salir del Euro, de la Unión Europea y finalmente de la OTAN, objetivos por cumplir… Además, hay que tener en cuenta que la Peseta es un símbolo muy importante ya que es una moneda revolucionaria, nacida en la Gloriosa y creada por Laureano Figuerola. Como tarea pendiente nos quedaría acabar con la Monarquía, y de tal forma, borrar todo símbolo monárquico en el acuñamiento de la nueva Peseta.

1 Comentario

  1. Un gran artídulo. Supongo que además el tema de la zona euro les ha facilitado enormemente la circulación monetaria hacia los paraísos fiscales y otros "apaños" del sutil sistema Capitalista. Lo dicho. Enhorabuena.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here