Inicio Artículos Postmodernismo: un cáncer del pensamiento

Postmodernismo: un cáncer del pensamiento

1965
1
Compartir

¿Quién no se ha topado alguna vez con un postmodernista? ¿Acaso soy el único que detesta esa forma de pensar? En primer lugar, hay que tener en cuenta que el postmodernismo es aquella corriente de pensamiento que deja atrás los valores y las luchas materialistas por cuestiones de carácter moderno. Un claro ejemplo de postmodernismo es la reivindicación del medio ambiente limpio.

Y no es que yo me postule en contra del medio ambiente ni que yo esté a favor del cese de la protesta. En ninguno de los casos anteriores me encuentro. Pero sí creo que el postmodernismo que se lleva dando desde los 90s hasta la actualidad es cancerígeno para la clase trabajadora y la juventud. El postmodernismo, que lejos de cambiar el objeto de la protesta, también busca cambiar el formato de la misma, destruye toda pretensión de lograr una sociedad con posibilidades. Ciertamente, podemos rescatar consignas vía internet, que hacen que la gente se movilice desde su iphone o esas fórmulas de protesta visible-no convencional de hacer una perfomance humana o un baile colectivo. Todas esas fórmulas dejan atrás la esencia de la reivindicación, que no es más que la lucha por lo que te pertenece y te están negando. La sonrisa no puede decaer tras la barricada, pero no se ganaron derechos y libertades con fiestas de autofín.

¿Será que en nuestra sociedad ya no hace falta luchar por cuestiones materialistas? Los postmodernos convencidos parecen negar la realidad. Mientras se desahucia a una familia o se privatizan servicios públicos no pueden realizar sus campañas a favor del wifi o del establecimiento de carriles bici, por poner ejemplos aunque suenen absurdos. No podemos negar la veracidad que tienen esas consignas, pero cuánto daño hacen las nuevas fórmulas y la nueva visión que no es más que una reproducción de los hábitos y las demandas burguesas en la pobre clase trabajadora. No son tus intereses y no es tú lucha, ya que la tuya se encuentra en el barrio donde desahucian, en el centro de trabajo donde te explotan y en el gobierno que no te representa.

No sé si todo comenzó con la movida de los 60s o la apertura de regímenes autoritarios como es el caso español, pero el postmodernismo invadió las cabezas de la juventud, que ha perdido las ganas de luchar o de luchar por lo que realmente les pertenece. Les suena viejo hablar de reforma agraria, cuando muchos tendrán que emigrar al campo como jornaleros; Les suena a viejo luchar por una educación pública, ya que se ponen en el lugar de los ricos y entienden sus privilegios; Les suena a viejo la huelga y la barricada, aunque dentro de poco afronten un mercado laboral hecho pedazos…

1 Comentario

  1. El posmodernismo empezó,cuando las clases medias aumentaban en número y en capacidad de consumo allá por las años cincuenta,cuando la clase trabajadora empezó a cambiar las alpargatas por zapatos,el botijo por el frigorífico,el burro por el coche Seat 600,cuando ese aparato llamado televisor se instaló en el salón de estar de los hogares llevando la ideologia de las clases altas a la mayoria de la población.Desde entonces y,hasta ahora, se ha creido que esta dinámica no tenia límites, que llegaria un momento que en la prática ,las clases sociales desaparecerian.

    Desde hace unos años, vivimos una situación que la mayoria se niega a aceptar; lo ve como un mal sueño que pasará,que esto ha sido sólo un traspiés, y que pronto volverán los "buenos tiempos".En esas estamos, y naturalmente, se necesitarán algunos años más y, que gobiernen los nuevos encantadores de serpientes creados en los laboratorios mediáticos del sistema,para que la realidad se imponga en toda su desnudéz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here