Inicio Destacado El doble del carnicero

El doble del carnicero

379
0
Compartir

Ahora veo la cara de este patético doble del caballerete de los fondos buitre, el traidor del bigote rasurado, con ansias de grandeza, ahora dimitido por una trama internacional de corrupción.

Solo le faltó participar en una guerra genocida, debe pensar en su desesperada huída hacia la puerta giratoria, donde su admirado prócer contribuyó junto a otros criminales de lesa humanidad, los Toni Blair, George Bush, Durao Barroso, a llevarse por delante las vidas de más de un millón de personas, en un 90% población civil, en su mayoría niños y niñas iraquíes, desde el estallido de esa criminal invasión imperialista, con el único objetivo de adueñarse del petróleo de este soberano y desgraciado país.

Querer parecerse en lo físico y en lo ideológico a un sinvergüenza integral con las manos rojas y no precisamente de pintura, deja duras secuelas políticas, no todos aguantan los constantes pelotazos y permanentes corruptelas, algunos están protegidos directamente por las más altas esferas del régimen, roben lo que roben, maten lo que maten, nunca caen, todo se limita a una multa de hacienda que este fascista paga religiosamente, por supuesto después de una buena misa y de tragarse la pestilente hostia.

Ser un comemierda tiene su precio, un número más en el modus operandi de una banda organizada que ha destruido nuestro futuro, el de millones de ciudadanos/as del estado español que sufrimos desempleo, hambre infantil, miseria, desahucios, suicidios masivos (30.000 en los últimos seis años), familias sin ingresos, sanidad privatizada (regalada a los amigos y familiares a cambio de sobres y maletines repletos de millones de euros).

En esta tesitura se marcha el ridículo imitador del carnicero de Las Azores, en breve lo veremos en cualquiera de las multinacionales a las que “benefició”, ganando un sueldazo por no hacer nada, con esa sonrisa siniestra, esa mirada de odio, la frivolidad de una vestimenta millonaria, vacaciones gratis en hoteles ilegales por condenarnos a una vida de sufrimiento y dolor. El genocidio social, ese que orquestan los enemigos del pueblo, abrumados por la rabia, por la codicia, sin temblarle el pulso para pisotear los derechos sociales en su patriotismo bananero, ese que apesta a paraíso fiscal y podredumbre.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here