Inicio Artículos “Panama Papers” o Capitalismo en práctica

“Panama Papers” o Capitalismo en práctica

1061
0
Compartir

Los papeles de Panamá estallan en el panorama político español y mundial, por ahora actores, deportistas, músicos, terratenientes y políticos del PP y de Ciudadanos han sido cazados con varias cuentas en el paraíso fiscal. Pero claro, ninguno de ellos es un albañil, jardinero, basurero o funcionario de profesión, claro que no. Ésto ocurre porque los paraísos fiscales, la evasión de impuestos, el fraude fiscal y la corrupción son propios del sistema capitalista y de la burguesía. En palabras de Bertin Osbourne: “Es normal que todo aquel que tenga dinero quiera ahorrarse un poco a la hora de pagar a Hacienda, eso lo sabe y lo haría todo el mundo”. Pero como en casi todas sus declaraciones, el terrateniente andaluz se equivoca, todo el que tiene grandes fortunas lo hace, pero la clase trabajadora ni queriendo podría.

Es por eso que me acongoja ver que en las encuestas del CIS, los españoles marquen la corrupción como uno de los grandes problemas que tiene este país. Lo cierto es que a las arcas públicas le cuesta 87 millones de euros y que todos los días se abre el telediario con algún que otro corrupto, ninguno es fontanero, mecánico, chapista etcétera

Pero como tiene que doler en la cuenta bancaria y en la dignidad de la clase trabajadora que estalle este escándalo justo antes de hacer la declaración de Hacienda. La clase trabajadora, la que no tiene posibilidades, oportunidades, condiciones para evadir y vivir de otros como hace la burguesía.

La corrupción es un mal inherente al sistema capitalista que produce, constantemente, fórmulas en sus leyes y jurisprudencias que favorecen el fraude fiscal, la evasión de impuestos, en definitiva, la protección del capital acumulado por la burguesía. Por eso, no nos debemos de creer aquellas medidas políticas que buscan acabar con el fraude fiscal o denunciar a los paraísos fiscales porque el sistema capitalista aceptará uno y mil lavados de cara más como ese y, de tapadillo, generará otras fórmulas para proteger al explotador, el expropiador y el acumulador en detrimento de los derechos y las condiciones de vida de la clase trabajadora, oprimida hasta la saciedad.

Los Papeles de Panamá no son más que un 1% de la evidencia y de la existencia de estas fórmulas. Éste es el resultado de la Globalización, el dinero nunca tuvo patria y menos si es para pagar a Hacienda. Los patriotas de banderolas y de sangre azul tienen sus arcas fuera, exceptuando a los patriotas creyentes que pertenecen a la clase trabajadora, ellos tienen que morirse de hambre o comerse una banderola. ¡Hasta la selección española de fútbol declaró el premio del Mundial de Fútbol de Sudáfrica en ese país!

Para solucionar este costoso e indigno problema no podemos contar con medidas políticas de la nueva y regenerada izquierda que busca mediante un pacto con la burguesía reducirle sus privilegios. No cabe en cabeza… Por eso, la única solución que nos queda es desbordar la calle porque hasta las fuerzas de seguridad y represión del Estado están cansadas de tanta corrupción.

Puede que la punta de lanza de nuestra revolución social sea algo tan banal como la corrupción política, pero también hay que llegar a la casa de los terratenientes y los banqueros hasta expropiarle lo más mínimo de la riqueza que han saqueado de las manos curtidas y las arrugas de la clase trabajadora.

¡Que no te preocupe la corrupción, existirá hasta que no salgas a la calle, existirá mientras el sistema capitalista se las apañe para abrir puertas y ventanas para la acumulación de capital, que no te preocupe la corrupción que inicia los telediarios, porque la mayor corrupción y degeneración del ser humano es la expropiación de la fuerza de trabajo por parte de la burguesía!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here