Inicio Artículos Pequeñas reflexiones sobre el 26J

Pequeñas reflexiones sobre el 26J

542
0
Compartir

Este artículo no es más que la opinión crítica de un votante desencantado que votó una opción política entre tantas que no ha ganado los comicios. Aun así, no encontraréis insultos ni descalificaciones al vencedor por mi parte, ya que obtener 7 millones de votos le convierte en un justo vencedor ¿o no?

Ganar las elecciones le hace el más capacitado para formar Gobierno.

¡Menuda falacia!

En el sistema parlamentario forma Gobierno el que más apoyos parlamentarios tenga…

¡Pues que le apoyen, que para eso ha ganado!

Esto pasa por no enseñar algo de políticas y derecho en la escuela y tener un porcentaje muy alto de analfabetos en este país, teniendo en cuenta que analfabeto es aquel que no tiene la E.S.O.

¿Acaso todo el que vota diferente a tu opción política es un analfabeto?

Que intolerantes nos hemos vuelto con nosotros mismos…

A modo de introducción, esas son algunas de las opiniones que encontaréis en el bar del video electoral de Ciudadanos (C’s). Lo primero de todo decir que ganar un juego donde tú controlas las reglas no es ganar justamente. La ley electoral y su sistema basado en la ley D’Hont pasa a estar en el epicentro político tras unos comicios. Después se forman las cámaras y el Gobierno y todo se olvida ¿Por qué? Porque favorece a los partidos mayoritarios y destruye a las minorías no nacionalistas. Muchas veces les he propuesto a mis amigos los comunistas que se presenten únicamente por una provincia como Soria, León o alguna otra zona despoblada del norte de España, seguramente, obtengan algún que otro diputado. ¿Es trampa hacer eso? Por supuesto que no, así como los partidos mayoritarios poseen sus feudos electorales bien sellados con el caciquismo contemporáneo y no es delito.

Por otro lado, quisiera hacer mención a la cantidad de twitteros que tras la noche electoral se dedicaron a ser verdugos de la tercera edad o, como dicen algunos, “mata-viejas”. Las encuestas afirman que el votante medio del Partido Popular (PP) es un votante de entre 35 y 65 años en adelante, que curioso pensar que algunos quieren asesinar a media España con tal de que salga su partido. La cuestión es simple, si la gente joven no va a votar, el votante medio del PP y la gente mayor sí. No es necesario acusarles de ser fieles a sus ideales políticos ni tampoco acusarles de ignorantes puesto que usan su derecho al voto más que la juventud más preparada de la historia.

En cuanto se confirmó que iba a tener lugar unas segundas elecciones supe que el arco parlamentario se polarizaría. Una campaña polarizada entre la derecha (PP) y la socialdemocracia (Podemos). ¿Dónde quedan PSOE y C’s? Si se polariza lo suficiente, el centro político no existe puesto que no es un voto útil. En campaña se ha podido ver como la polarización le viene bien al PP, siempre y cuando el miedo que ellos usan en la campaña no genere el rechazo suficiente en la juventud aglutinada en una única fuerza política, entonces, ganaría “el cambio”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here