Inicio Artículos La Guerra de Siria: el negocio del siglo

La Guerra de Siria: el negocio del siglo

1835
1
Compartir

Mi enojo monumental hacia las maniobras norteamericanas y rusas en el territorio, que han acabado con la vida de civiles, voluntarios de oenegés y la destrucción de ayuda humanitaria, contrastó con las hipótesis y las conclusiones a las que llegamos y que aquí les expongo.

La Guerra de Siria se ha convertido en una guerra de posiciones: lenta, destructiva y con muchos frentes fantasmas, como el del Kurdistán. Una guerra que no da un solo paso sin la consulta y la aprobación de los gobiernos ejecutivos de la guerra, el de Estados Unidos y Rusia. Eso sin contar la tutela del supuesto “Estado Islámico”, que no creo que sea conveniente aventurarse a pronunciar. ¿Quién va ganando? ¿Quién se hará con la victoria? Lo cierto es que son preguntas que nos hacemos los ajenos al negocio del siglo.

La Guerra de Siria es el negocio del siglo para las dos superpotencias que se han propuesto dirigirla, que no combatirla. Por un lado, Rusia se encarga de proporcionar apoyo logístico, militar y civil al Gobierno de Basar Al-Asad y su esquilmada población. ¿Cómo le realiza los pagos? Suponemos que en clausulas secretas de acuerdos secretos, el Gobierno de Siria está vendiendo a pedazos su país: los puertos, los mercados, las empresas, los recursos y los territorios, además de endeudarse con Rusia hasta el punto de convertirse en el país satélite de Vladimir Putin. Pero el negocio de Moscú no cesa ahí, si entendemos que cuando finalice la contienda bélica, si es que finaliza, Rusia se encargará de la reconstrucción y la pacificación de la zona, lo que supone más beneficios para las empresas y el ejército ruso.

Pero no sólo Rusia está gestando el negocio del siglo, Estados Unidos no podía quedarse atrás en esta nueva oportunidad de mercado, como es una guerra en Oriente Próximo. Es más, una guerra en la que entran por la puerta de atrás y no por delante, como hicieron en Irak, Afganistán o Libia. Para el Tío Sam este negocio le va a salir más rentable en vidas norteamericanas, sin despliegue masivo de tropas sobre el terreno. La estrategia de Estados Unidos consiste en su apoyo al Ejército libre o rebelde, que se opone al gobierno autoritario de Basar Al-Asad. Un apoyo fácil y muy rentable, basado en la venta de armas, logística y mantenimiento civil, más bien lo mismo que hace Rusia con el Presidente. De esta forma, se puede plantear un escenario muy parecido o extrapolable al de Alemania y, concretamente, Berlín, tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), con la división y parcelación de los territorios. ¿Ocurrirá esto con Siria en un supuesto acuerdo tras el cese del combate? Es posible que tengamos que esperar un tiempo a que ambos países decidan que el negocio del siglo está maximizado y no quede otra salida que hacer negocio con la reconstrucción y la “pacificación” del territorio, en pos de evitar otra Guerra Fría.

¿Y qué lugar ocupa en este conflicto el Estado Islámico? La pregunta del millón de dólares que nadie se pregunta, puesto que colocan a este jugador de la partida de cartas en el centro de la cuestión y no como un actor terciario. Cabe la posibilidad de que el ISIS haya sido una herramienta perfecta para debilitar la zona de Oriente Próximo, para incrementar el gasto y el mercado de las armas en países vecinos y hacer negocios petrolíferos y de otra índole con este actor terciario. Muchos especialistas afirman que el Estado Islámico, por su dispersión, su forma de combatir y dominar ciudades y el escaso número de defensas logísticas, sería destruible por cualquier potencia o la unión de varias (OTAN) en poco tiempo.

Llegados a este punto, ya tenemos las piezas del puzle, un juego de Risk real y sangriento con el que hacen negocio las grandes potencias y el mercado armamentístico, sin tener en cuenta las vidas humanas que se pierden por el camino y las olas de inmigración que asolan Europa. Un ejemplo más de como la geopolítica y las relaciones internacionales se ponen al servicio del mercado capitalista y los señores de la guerra para rentabilizar las masacres del mundo.

 

1 Comentario

  1. Manipulador, payaso sionista; Haber si te enteras. Si no fuera por esa Rusia que tu tan "sutilmente" señalas en tu articulo ya estarian todos los sirios muertos y otra cosa; Assad no esta vendiendo el pais como tu insinuas. Lo has entendido bien " payaso sionista ".

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here