Detrás de la Razón – Clinton y Trump, elecciones Estados Unidos

Hoy nos vamos a reír mucho en el reportaje de este capítulo y después quizá nos lamentemos, no por nuestros actos, sino porque a veces, el destino es muy cruel.

Entre la crueldad y la risa son las elecciones de Estados Unidos. Las presidenciales ahí, créame, verdaderamente son algo nuevo en la historia de ese país. Nunca antes nadie había visto semejante espectáculo entre dos que se sienten el mejor candidato, para ser el mejor presidente, del país.

La imagen de los dos candidatos es tan vulgar para el pueblo estadounidense, que es mejor reír que llorar, lo que hace que casi todo el mundo en esa nación se burle de ellos. Y más allá de las fronteras, en todo el mundo se han convertido en una marioneta, de parodia, chiste y humor negro por las tonterías, conductas infantiles, caprichos e insultos que dicen tanto Donald Trump como Hillary Clinton.

No hay “ni a cuál ir”, se escucha como eco. Sólo para que se dé una idea, estos dos candidatos, son los más odiados de toda la historia. La encuesta de la cadena televisiva de EE.UU., ABC, lo muestra en su encuesta: 56 % de los estadounidenses odia a Trump y 63 % a Clinton. Las bromas que hacen de ellos con sus propias declaraciones son para morir de la risa durante horas.

Lo trágico de esta comedia es que los candidatos en sus debates, convierten la escena que debería ser política, social y humana, en un circo de sketch y chisme de vecindad. La situación para el pueblo estadounidense es muy triste porque los candidatos no hablan del pueblo como se debiera, ni se habla a profundidad de los temas vitales de un país, de la educación, de la seguridad social, de la violencia que está matando a los estadounidenses.

2.3 millones vive en la cárcel, es decir, la cantidad de presos de EE.UU. equivale al 25 % de los presos de todo el mundo, y Trump y Clinton, hablando de problemas de faldas; ellos, tampoco hablan de cómo resolverán de verdad el problema económico de la clase media que está sufriendo, y más aún, sobre el mundo, sobre cómo resolverán la paz, o el desastre del terrorismo y la contaminación del planeta.

En vez de eso, sólo son acusaciones, que involucran situaciones extranjeras, Siria, Rusia, Vladimir Putin, complots, conspiraciones, pero nada de peso intelectual, científico, sesudo, para resolver los problemas reales, ni nada que sea de interés vital para un desempleado, enfermos, profesor, estudiante de su propio pueblo, el estadounidense.

Es por eso que en Detrás de la Razón, asumimos la resignación como hipótesis y planteamos algo mejor. Es decir, ya tenemos a los dos como candidatos. Ya no podemos hacer nada. Ahora lo único que podemos preguntarnos es quién de los dos, es menos peor. Dividiremos el programa en dos tipos de preguntas.

¿Quién de los dos es más violento?

¿Quién es más mentiroso?

¿Quién es más inteligente de los dos?

¿Quién es más humano?

¿Quién es más tramposo?

¿Quién es más fiel?

¿Quién es más patriota?

¿Quién es más racista?

¿Quién es más solidario?

¿Trump y Clinton podrán resolver el problema de los presos, la violencia en las calles de EE.UU.?

¿cuál es el pronóstico sobre lo que pasará los días siguientes al anuncio del triunfo de Trump o de Clinton, qué pasará con la Bolsa, los ataques terroristas en el mundo y la guerra en Siria?

¿Por qué el presidente de Rusia apoyaría a Trump?

¿Qué tanto puede tomar decisiones el presidente de EE.UU., un 10 %, un 20 %, no puede tomar decisiones por sí solo por obedecer a otros poderes, o tiene poder total para tomar decisiones, qué tanto puede?

Detrás de la Razón pregunta, los analistas contestan y usted en su casa concluye. La realidad, hace lo que quiere, y nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

Octubre
ADMINISTRATOR
PERFIL

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada, los campos obligatorios están marcados *

Cancelar respuesta