Compartir
(Foto: Mario Quinteros)

El acto que congregó a miles de trabajadores frente al Ministerio de la Producción comenzó con el Himno Nacional y un minuto de silencio en “homenaje a los mártires que dieron su vida por el movimiento obrero, entre ellos, Juan Domingo Perón, Evita y José Ignacio Rucci”.

Carlos Acuña, uno de los integrantes del triunvirato de la CGT y titular del gremio de los empleados de estaciones de servicio abrió la lista de oradores agradeciendo la presencia de los manifestantes y ratificando la adhesión de la central obrera al Paro Internacional de Mujeres de mañana. “Basta de manoseo”, arrancó Acuña, quien enseguida destacó la voluntad de diálogo de la Confederación General del Trabajo, afirmación que provocó los primeros silbidos del acto. Más adelante le reclamó al Gobierno nacional que “reconozca” que se equivocó con el pronóstico de la inflación del año pasado, “que fue superior al 40 por ciento” y ”nos dé la oportunidad de discutir lo que perdimos, como lo hizo con otros”. Luego de ratificar que “la CGT no va a permitir que se ponga un techo a las paritarias”, Acuña concluyó que “si fueran médicos, estaríamos todos muertos, porque no aciertan una”.

El secretario General de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CAAT), Juan Carlos Schmid, por su parte, advirtió que “no estamos aquí para dilatar nuestra propuesta: venimos a anunciar que habrá medidas de fuerza en la Argentina antes de fin de mes”. En otro tramo de su discurso, denunció que mientras la alianza gobernante Cambiemos se propone “llegar a la pobreza 0 en veinte años, ha sido muy veloz para responder a las demandas de los poderosos, cosa que agiganta la brecha social”.

Schmid se preguntó también “dónde está la política de inversiones, si en las importaciones, en los capitales especulativas, en las facilidades para ir de compras a Chile”, y advirtió que “la falta de acción (oficial) golpea a los más desprotegidos y se manifiesta en despidos y vacaciones adelantadas”. Por último, reconoció que “la inflación está bajando a costa de los trabajadores”, y denunció que “se quebró la confianza”.

El último de los oradores, Héctor Daer, dijo que “vinimos hasta acá a decirle (al Gobierno) que si no hay rectificaciones, habrá paro, pero tiene que ser acompañado por todos los sectores de la sociedad”, afirmación que ante la falta de definición de la fecha de la medida de fuerza provocó nuevos silbidos entre los manifestantes, quienes al grito de “paro ya” entorpecieron la salida de los dirigentes del palco principal.

La CGT logró unir al peronismo en una masiva movilización y convocó a un paro general

Con una masiva movilización, la CGT unificada logró unir al peronismo en su primera protesta organizada contra la administración de Mauricio Macri, en la que convocó a un paro nacional “para fines de marzo o principios de abril”.

En el palco, montado en la intersección de las calles Diagonal Sur y Moreno, estuvieron dirigentes gremiales que adhieren a distintas vertientes del peronismo, como el kirchnerismo o el massismo, y líderes de organizaciones sociales y piqueteras.

En tanto, en la calles, junto a los manifestantes, marcharon intendentes bonaerenses y políticos de la anterior gestión, como Daniel Scioli o Julián Domínguez.

El acto central, que estaba pautado en principio para la 16, se adelantó y se llevó a cabo minutos después de las 15. Los oradores fueron los tres secretarios generales de la central obrera, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña.

El primero en tomar la palabra fue Acuña, quien advirtió que la CGT “no va a permitir” que el Gobierno ponga “techo o piso” a las paritarias. “Con el diálogo solo no hacemos nada, queremos respuestas”, enfatizó Acuña y reiteró, tal como habían adelantado ayer, que la huelga general será “a fines de marzo o principios de abril”. Esto no cayó muy bien en algunos manifestantes, que reclamaron airadamente, con silbidos e insultos, que los dirigentes confirmen la fecha del paro. “Pone la fecha, la p… que te parió”, era el cántico reiterado.

A continuación fue el turno de Schmid, quien recogió el guante e intentó atender los reclamos: “No estamos aquí para dilatar nuestra protesta. No vinimos únicamente a hacer un diagnóstico, sino que venimos a anunciar que va a haber una medida de fuerza en la Argentina hacia el final de este mes”.

El dirigente del transporte dijo que comprendía “la premura de todos los sectores” para convocar a un paro nacional y apuntó contra el empresariado argentino, al que calificó de “mezquino”, por la “absoluta falta de cooperación con nuestros compañeros”.

Finalmente, fue el turno de Daer, quien volvió a remarcar que el paro nacional aún no tiene fecha, lo que exarcebó los ánimos de los manifestantes. “La fecha ya está puesta, si el Gobierno no rectifica sus medidas, los primeros días de abril habrá un paro de 24 horas”.

El dirigente sindical, que también es diputado nacional del Frente Renovador, pidió que “el paro sea como esta marcha, acompañado por todos los sectores de la sociedad”.

Incidentes

Una vez finalizado el acto central, se produjeron algunas corridas e incidentes, que incluyeron un confuso episodio con Pablo Moyano, mientras otro grupo seguía reclamando que los dirigentes le pongan fecha al paro.

La movilización

Las columnas de diferentes sindicatos y movimientos sociales comenzaron a desplazarse por el centro porteño desde las 10 de la mañana. La masiva movilización generó un colapso de tránsito en el centro porteño.

La convocatoria contó con la adhesión del kirchnerismo, el massismo, el socialismo, la izquierda, movimientos sociales y representantes de cámaras empresarias que rechazan la política económica del gobierno nacional. También se sumaron los docentes, quienes cumplen la segunda jornada del paro nacional que comenzaron el mismo día en que estaba pautado el arranque de las clases.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here