Compartir

El materialismo mecanicista concibe el movimiento como algo exterior a la materia, y el ecologismo burgués concibe el movimiento de la naturaleza, su cambio, también como producto de algo exterior a ella, esto es, como resultado de la acción del ser humano. Esta es la similitud entre el materialismo mecanicista y el ecologismo burgués, ambas ideologías conciben el movimiento como algo exterior a la materia, el materialismo dialéctico, por el contrario, concibe el movimiento como algo intrínseco a la materia, como resultado del desarrollo de las contradicciones internas de la misma.

Claro está que el ser humano es parte de la naturaleza, pero sólo una parte pequeña que puede concebirse como algo exterior a la naturaleza sin afectar a sus leyes, es decir, una especie de superestructura que afecta a la estructura de la naturaleza y, a su vez, es producto de la misma estructura (naturaleza).
Es evidente que la naturaleza cambia por sí misma debido a sus contradicciones internas sin necesidad de que haya algo que haga que cambie desde fuera, este factor externo, como enseña la dialéctica, sólo puede afectar a su movimiento retardándolo, acelerándolo o modificando su desarrollo y dirección ligeramente, pero no esencialmente.

Los cambios de la naturaleza, son cíclicos, y no son reversibles, se repiten cada cierto tiempo sin que haya nada que puede invertir los hechos cuando comienza el ciclo. El ser humano, no puede sino afectar ligeramente a los cambios cíclicos de la tierra, no puede invertirlos ni provocarlos. Así pues, el ser humano no ha creado el cambio climático, esto es parte de un ciclo climático de calentamiento que no ha provocado el ser humano, lo único que ha hecho es modificarlo mínimamente, acelerando el ciclo por medio de su interacción con la naturaleza.

“La naturaleza cambia por sí misma, sin necesidad de que nadie impulse sus transfor-maciones, de manera que todo intento de conservarla tal y como la vemos ahora es absurdo.’’Juan Manuel Olarieta, ¿Un planeta sin límites?

El hecho de que el ser humano no haya provocado el cambio climático no quiere decir que no lo esté acelerando, pero esto, no es obra del ser humano por sí, sino producto de un modo de producción determinado que crea una necesidad de crecimiento económico ilimitado (1) que no se frena por los posibles efectos negativos que pueda crear, entre ellos la contaminación y la aceleración del cambio climático. Pero el desarrollo económico no aceleraría el cambio climático por la contaminación que crea, si este desarrollo no creara espacios económicos regionales para la acumulación de capital. En estos espacios la producción se concentra contaminándolos enormemente, pues el CO2 que las fábricas expulsan, por su concentración, no lo pueden absorben las plantas cercanas (2).

Si la producción estuviese más dispersa, no se producirían los efectos contaminadores que se crean actualmente, pues la naturaleza tendría la capacidad de absorber los gases contaminadores que crea la producción; no obstante, esto sólo es posible en el socialismo, pues la propia ley económica fundamental del capitalismo (3), la búsqueda de la cuota de ganancia más alta, impide la dispersión de la producción, pues disminuiría la cuota de ganancia. El socialismo, cuya ley económica fundamental, el fin de la producción, es la máxima satisfacción de las necesidades materiales y culturales de los trabajadores, sí permite la dispersión de la producción, aunque ello conlleve el aumento de la cuota de los recursos económicos del estado destinado a los gastos de circulación.

Es necesario no acelerar el cambio climático, pues desestabiliza a las sociedades humanas destruyendo las fuerzas productivas basadas en condiciones anteriores (sequías e inundaciones donde antes no había que afectan a la agricultura, huracanes que destruyen capital fijo…) y, para esto, es necesario una dispersión mayor de la producción, cosa imposible sino se realiza bajo la economía socialista.

En contraposición al ecologismo burgués, la ciencia de la ecología soviética, concibe los cambios en la naturaleza como producto del desarrollo de las contradicciones de la naturaleza, siendo estos cambios de tipo cíclico, que la ciencia soviética explica gracias al conocimiento que rigen en la geología, la biología y la química, dando un mortal golpe a la separación que la ciencia burguesa hace de las diferentes ramas de la ciencia.

La ecología burguesa, como el materialismo mecanicista, y la ciencia burguesa, concibe la realidad de manera unilateral y separando el movimiento de la materia.

La dispersión de la producción, para no acelerar el cambio climático, es un ejemplo de cómo las relacione de producción afectan a las fuerzas productivas.

“El ecologismo se integra en el Marxismo-Leninismo, así como el feminismo y demás corrientes progresistas existentes en la sociedad, porque propugna el cambio de sistema que puede permitir que se cumpla ese progreso liberando al pueblo trabajador de las cadenas de la acumulación del capital por parte de la clase burguesa que se da hoy bajo el capitalismo y que impide y lastra el avance de la sociedad.
Un negocio redondo a costa de la salud pública. El pueblo trabajador, además, tiene que aguantar la presión y la humillación de las campañas mediáticas que arrojan toda la responsabilidad del cuidado del medio ambiente sobre la “ciudadanía”. “Los actos individuales de cada día son los que importan” es uno de los mantras más utilizados por la clase dominante, con la que consigue imponer su ideología en el mundo, desligando el ataque contra la naturaleza perpetrado por Volkswagen con el ecologismo -que solo es responsabilidad de los ciudadanos y donde las políticas de acumulación de capital de las empresas nada tienen que ver-.´´ D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE), ¿de qué ecologismo estamos hablando?

Con el ecologismo, pasa lo mismo que con el feminismo, no hay que separarlo de ninguna manera de la lucha de clases.

1, Las burbujas especulativas, los monopolios, la contradicción de la tasa decreciente de ganancia y las crisis de sobreproducción, del autor, se puede encontrar en este mismo diario.
2, Esta concentración se produce por la búsqueda de la mayor cuota de ganancia que, para su aumento, es esencial la disminución de los gastos de circulación. Esto se consigue de dos maneras no excluyentes, aumentando el grado de desarrollo de las fuerzas productivas en el trasporte o mediante la concentración de la producción y el mercado. La concentración de los recursos naturales por regiones marca la pauta en torno a la cual (la región en que se concentran los recursos naturales) se concentra la producción; por ejemplo, en la rama de la producción de camisetas, las industrias textiles arrastran tras de sí a las ramas de producción que fabrican medios de producción a ésta, a la rama de la producción encargada de la extracción de las materias primas que se concentran en la región (algodón…), a las ramas de la producción que encuentran un mercado para sus productos en los obreros de las anteriores ramas de la producción… así se van creando las regiones industriales… David Harvey, el nuevo imperialismo, los límites del capital, hacia una geografía crítica…
3, Stalin, problemas económicos del socialismo en la Unión Soviética; las leyes económicas fundamentales del socialismo y del capitalismo. 1952.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here