Compartir

La Armada de Ucrania considera comprar los buques de guerra de la OTAN que están fuera de servicio. No obstante, incluso si la Alianza los cediera a Kiev de forma gratuita, el país gastaría enormes sumas de dinero en su modernización, dijo a Sputnik el experto en geopolítica, Nikolái Stárikov.

“Los estadounidenses están vendiendo chatarra a Ucrania. En primer lugar, aumentan las tensiones en la frontera con Rusia y, además, ganan dinero al deshacerse de lo que ya no necesitan”, apuntó.

Por su parte, Andriy Tarásov, primer comandante adjunto de la Armada de Ucrania, indicó que estos buques de patrulla son obsoletos y serán reemplazados por unos nuevos con capacidades extendidas. No obstante, añadió que las naves estadounidenses, pese al mal estado en que se encuentran, permanecen aptas para el combate.

Según Stárikov, se trata de una “disposición sencilla que beneficia a EEUU, y no a Ucrania”.

“Las autoridades ucranianas son como niños, siempre dispuestos a conseguir algunos juguetes de los adultos. Nunca piensan en cómo ganar dinero para reequipar sus fuerzas armadas”, ironizó.

A juicio del experto, Washington siempre sigue el mismo patrón. Así, EEUU da préstamos a Kiev para que compre “vehículos blindados jubilados y otras armas igualmente obsoletas”. Ucrania termina “empantanada en deudas” mientras EEUU recupera su dinero.

Tras el golpe de Maidán y la reunificación de Crimea con Rusia, el tamaño de la Armada de Ucrania se ha reducido a la mitad. Muchos de sus militares abandonaron el servicio y expresaron su voluntad de integrar la Flota rusa del mar Negro.

La Armada de Ucrania en la actualidad cuenta con una fragata —Getman Sagaydachnybotada en 1993, una corbeta, un barco de desembarque, varios barcos de patrulla y de misiles, y un dragaminas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here