Inicio Artículos La inteligencia derrota a la fuerza bruta

La inteligencia derrota a la fuerza bruta

502
0
Compartir

Darío Herchhoren. – Estamos asistiendo al canto del cisne del imperio USA, aunque ese canto puede todavía durar años. Esta afirmación no se basa en mi pura imaginación sino que está avalada por hechos objetivos de fácil comprobación.

La nación norteamericana desde su fundación en 1776 en el congreso de Filadelfia, mostró al mundo entero que aspiraba a ocupar el lugar del imperio británico al cual consideraba caduco.

Es así como se arma de un ejército poderoso que comienza una guerra de exterminio contra los indígenas que ocupaban el interior de los USA, y comienza una frenética marcha hacia el oeste que avanza devorando tierras, ríos y sobre todo; hombres, mujeres, niños y ancianos arrasando cuanto encontraban a su paso.

Se ha tratado de dar un tinte de epopeya a la marcha llevando al cine innumerables historias de vaqueros, pioneros y ferrocarriles que tragaban miles de kilómetros en busca de las aguas del Pacífico.

Esta larga marcha, a diferencia de la que efectó el Partido Comunista Chino, era en realidad una marcha de rapiña, que solo buscaba robar las tierras y el ganado de las trubus que habitaban esos territorios.

Paralelo con ello, los USA, desarrollaron una gran armada que les permitió rapiñar en los siete mares; y un ejemplo fueron las expediciones de “relevamiento” de los Mares del Sur; plagados de balleneros, foqueros y pesqueros que faenaban en todo el mundo sin tasa ni permiso alguno de los países costeros.

Pero el ejemplo más claro de esta política es el viaje del almirante Byrd al Pacífico que recala en Japón en la década de 1870 abriendo al comercio al Japón a cañonazos en contra de la política tradicional de los samurais que habían cerrado su país con siete llaves, no permitiendo que ningún extranjero entrara en su territorio.

Es conocida la política de intervenciones norteamericanas en Centroamérica y en Méjico donde se apoderan de territorios y de riquezas del subsuelo y alimentos. La guerra de los mambises por la libertad de Cuba muestra a las claras cuál es el concepto de la libertad del imperio que solo quiere heredar las colonias del viejo y decrépito imperio español.

Pero quizá es en 1970, cuando Richard Nixon suprime el respaldo de oro que tenía cada dolar que imprimía alegremente la Reserva Federal, cuando se desnuda la política USA. A partir de ese momento, el respaldo del dólar será el ejército, la armada, y los “marines” del imperio.

A partir de ese momento daban a elegir entre plomo o plata; igual que las diversas mafias. Si no aceptas su dominio, plomo, y si lo aceptas, plata, aunque no mucha.

A partir de 1949 se instala en China el gobierno surgido de la Larga Marcha, encabezado por Mao Zedong, que venía de derrotar al imperio japonés y al Kuomintang de Chiang Kai-shek. En ese año; el gobierno del PC Chino, se encuentra que en China solo hay chinos. El país se encuentra devastado; todo está por hacer. Hay que alimentar, vestir, calzar y dar sanidad, educación y vivienda a 800 millones de chinos (ahora son 1.500 millones).

Y comienza a echarse las bases de la industria pesada; material ferroviario, electricidad, etc., etc. China desde tiempo inmemorial era un pueblo de comerciantes y artesanos, y fabricaba y vendía seda, te, porcelana, juguetes, calzado, tejidos, y todo ello de forma artesanal, supliendo su falta de máquinas con la mano de obra de cientos de millones de artesanos. Todo esto unido a una cultura ancestral y a la tradicional disciplina del pueblo chino, consiguieron el milagroso crecimiento del país.

No se conoce en la historia de China que haya agredido a ningún país y sus guerras intestinas nunca sobrepasaron su territorio. Pacientemente, China fue convirtiéndose en una gran potencia industrial, y ahora también militar y fue ganando mercados, inundando el mundo con sus manufacturas. A día de hoy China es el taller del mundo, y se propone crear una nueva organización a la que ya se conoce como BRICS plus, que estará integrado por los BRICS, y diez paises más entre los cuales estarán Sur-corea, Thailandia, Indonesia, Singapur, Filipinas, etc.

Esto dará un nuevo impulso a la economía de China y sus socios, junto a otros proyectos tales como la construcción del canal de Nicaragua, o el ferrocarril que atravesará el Brasil y Perú, y unirá los océanos Atlántico y Pacífico.

Frente a esto, debemos concluir que China mediante el comercio y la proverbial paciencia y sabuduría chinas, ha derrotado al matón que ha perdido para siempre la hegemonía. La inteligencia ha derrotado a la fuerza bruta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here