Inicio Mundo Condusctismo y marxismo

Condusctismo y marxismo

433
1
Compartir

El conductismo es el «estudio de los organismos en interacción con sus ambientes», en palabras de Kantor, uno de los mayores teóricos conductistas. Es una corriente de la psicología que estudia el comportamiento partiendo de la siguiente explicación:
El comportamiento es resultado de ciertos estímulos; estos estímulos provocan en el organismo una determinada respuesta, esto es, un comportamiento.
La psicología froidiana ha querido reducir las causas del comportamiento no sólo a la biología (eliminando el componente social de éstos) sino que, dentro de la biología, al subconsciente. Para ellos en el cerebro sólo existe la parte inconsciente.
La explicación de los comportamientos no se limita a la parte inconsciente del cerebro, sino que los comportamientos tienen una explicación biológica y, fundamentalmente, social; este es el componente que predomina en el ser humano, por encima del biológico, que el social muchas veces reprime, como en el caso del comportamiento sexual.
En muchas otras especies el componente biológico predomina sobre el social.
El componente social que explica (la mayor parte de) el comportamiento, es explicado a su vez por el materialismo histórico, por tanto, cualquier intento de separar la psicología del marxismo sólo puede conducir a aberraciones del pensamiento humano como la psicología froidiana.
El componente social no existe de manera independiente del biológico, y a la inversa, el uno no se puede separar del otro; el componente biológico, modifica y afecta al social y el componente social al biológico.
Un ejemplo de esto último lo podemos ver en el comportamiento sexual, un fenómeno biológico y social. El enamoramiento es un comportamiento biológico que tiene causas sociales, que, a su vez, son potenciadas por este componente biológico. El enamoramiento es un mecanismo para limitar las relaciones sexuales; el motivo por el que se deben limitar las relaciones sexuales está expuesto por Engels, en su libro, El origen de la familia, la propiedad y el estado. Se resume en que las relaciones sexuales son parte integrante de las relaciones de producción y, al aumentar el grado de desarrollo de las fuerzas productivas, éstas entran en contradicción con las relaciones de producción, exigiendo otras nuevas, en este caso, un nuevo tipo de familia, esto es, unas relaciones sexuales más limitadas. Así, el enamoramiento surge precisamente por causas sociales, para limitar las relaciones sexuales. Es un fenómeno biológico con causas sociales que, a su vez, refuerza estas relaciones de producción que nuevamente refuerzan este fenómeno biológico. La infidelidad, promiscuidad… son, por tanto, residuos en la evolución que se irán eliminando.
Los principios generales del conductismo fallan al querer ofrecer una explicación del comportamiento únicamente por obra de los estímulos y del inconsciente. Las causas de los comportamientos no se limitan a los estímulos, sino que tiene (también) otras causas (biológicas y sociales).
Respecto a la acción de los estímulos como condicionantes del comportamiento, los principios del conductismo son totalmente válidos. La evolución ha logrado imponer en el organismo un mecanismo de aprendizaje por medio del cual, ante determinados estímulos, el organismo se habitúa de manera automática a tener determinadas respuestas, si cambiamos de manera artificial los estímulos, cambiaremos también las respuestas. Así, pues, provocando ciertas respuestas mediante estímulos artificiales, se puede condicionar el comportamiento.
Para aumentar una conducta, se recurre al refuerzo positivo (dar algo bueno), o al refuerzo negativo (quitar algo malo que impide que aumente el comportamiento).
Para disminuir una conducta se recurre al castigo positivo (dar algo malo), o al castigo negativo (quitar algo bueno).

1 Comentario

  1. Pésimo artículo. Mezcla conceptos biológicos y sociales cayendo en el determinismo más trasnochado; materialismo histórico mal entendido. Sobra decir que la psicología conductista es la mejor herramienta de adoctrinamiento de la burguesía. Hay que agregar la abominable redacción y ortografía (incluso, en el título mismo del artículo). Es una pena que publiquen semejante esperpento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here