Compartir

La huelga que mantienen más de 2.500 trabajadores del sindicato número 1 de la Minera Escondida en Chile entra en su jornada 42, igualándose con ella la duración del movimiento de la minera Spence de 2009, que es hasta ahora la más larga en la gran minería el país.

En los dos procesos se repiten algunos actores: el primero, BHP Billiton, socio mayoritario de Escondida y también controlador y operador de Spence. Sin embargo, el equipo ejecutivo, liderado en ese entonces por el actual presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Diego Hernández, ha cambiado.

BHP Billiton ha enfrentado varias huelgas, además de la actual, la de Escondida en 2006 y Spence en 2009, enfrentó un paro ilegal en la propia Escondida en 2011, además de un paro de 4 días en Cerro Colorado en 2016.

Otro elemento clave que se repite en este caso es el asesor principal del sindicato n°1 de Escondida Marcos López, quien asesoró al sindicato de Spence en 2009 y al propio sindicato n° 1 de Escondida en el paro de 2006, de 25 días.

López, abogado de la U. de Chile y descrito como “confrontacional” y “sin temor a extremar posiciones”, ha usado una estrategia dura, parecida a la de Spence, según dicen cercanos a la negociación, pero más sofisticada, incorporando elementos como un mecanismo de financiamiento con una cooperativa, que les permite acceder a hasta $ 2,25 millones por trabajador para solventar gastos mientras no perciban sueldos. Por sus servicios en esta tratativa cobrará unos $ 250 millones.

Respecto al proceso de Spence, los trabajadores consiguieron entonces un bono de término de negociación por $ 7,04 millones más un alza de 4% en los salarios. A esto se sumó un crédito blando por $ 2 millones más un bono para la compra de viviendas, entre otros beneficios.

Inicialmente, los trabajadores pedían un alza en sus sueldos del 5,5% más bonos por un total de $ 10 millones.

El paro se destrabó luego de una polémica que incluyó el descuelgue de algunos trabajadores que debían pagar cerca de $ 7 millones al sindicato en caso de bajarse, a lo que se sumó una toma de los huelguistas.

En todo caso, una gran diferencia entre la huelga actual y la de Spence es que la pérdida productiva de Spence es mucho menor, pues en términos anuales produce un sexto de lo que consigue Escondida. Así, el efecto para la economía es ahora mucho mayor, anticipándose que el paro provocará que el Imacec del primer trimestre será negativo, en gran medida por ello.

Se retoma negociación

Todo esto en medio de la reanudación de las tratativas, concretada el pasado lunes y en que la comisión negociadora tuvo avances, pero sin llegar a un acuerdo.

Al respecto, el sindicato informó que las partes se dedicaron a analizar el escenario para retomar este miércoles las negociaciones, teniendo dos opciones sobre la mesa: la oferta de la compañía, que ofrece un bono de $ 11,5 millones más algunos cambios en los beneficios planteados inicialmente; y la idea del sindicato de solicitar el artículo 369 del Código del Trabajo, que les permite prorrogar por 18 meses la vigencia del convenio recientemente vencido.

“En la reunión se planteó la voluntad de resolver la negociación a través de un acuerdo, pero que para ello era fundamental que se resolvieran satisfactoriamente los tres temas basales”, indicó el sindicato, agregando que se le señaló a la compañía que si no se hacía cargo de estos temas “o intentaba instalar una nueva oferta sin respetar al directorio o al espacio de diálogo, “se presentará “en el acto” la comunicación por la que el sindicato aplica la facultad del artículo 369.

Asimismo, llamaron a los trabajadores a estar alertas, pues es posible que el conflicto se alargue. “En el evento que se haga necesario ejercer la facultad del artículo 369, los trabajadores deberán presentarse a sus labores el día siguiente a que ello ocurra”, se apuntó.

Nodal | Radio del Sur

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here