Compartir

El Ejército turco atacó el miércoles aldeas de la ciudad kurda de Afrin, en el noroeste de la provincia de Alepo, en el noroeste de Siria.

“Bombardeos turcos de artillería pesada en las zonas de Afrin y Jandairis. Diez civiles resultaron heridos, uno de ellos en estado crítico”, informó a la agencia rusa de noticias Sputnik un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo).

Sin embargo, la agencia kurda de noticias ARA News declaró que varias casas de los civiles han sido destruidas y los bombardeos dejaron decenas de civiles muertos y heridos.

“Bombardeos turcos de artillería pesada en las zonas de Afrin y Jandairis. Diez civiles resultaron heridos, uno de ellos en estado crítico”, informó un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo).

El vocero agregó que, ante esta situación, el Ejército ruso movió sus tropas hacia la frontera turca desde su posición en Kafr Jana en dirección a Jandairis. El Ministerio de Defensa ruso aún no ha confirmado este movimiento.

El lunes se dio a conocer que Rusia entrenará a las Unidades de Protección del Pueblo y está construyendo una base militar en Afrin.

Pese a que los combatientes kurdo-sirios reciben el respaldo de la llamada coalición internacional, liderada por EE.UU., las YPG han hecho público un acuerdo con Rusia para establecer una base en Afrin, no obstante, Moscú lo niega.

Turquía ha lanzado una ofensiva transfronteriza a lo largo de sus fronteras sureñas para evitar los avances de las YPG en el territorio sirio. Las fuerzas kurdas controlan las franjas nororientales de Siria y Afrin. Turquía no quiere permitirles conectar Afrin a la ciudad de Kobani (norte), con lo que ―a juicio de Ankara― formarían un Estado kurdo unido con apoyo del PKK.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here