Compartir

Un refugiado sirio se inmoló a lo bonzo en un campo de solicitantes de asilo en la isla griega de Quíos en protesta por las malas condiciones de vida.

El migrante, que sufrió quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo, fue hospitalizado de manera urgente. Los medios locales informaron el sábado de que un policía que trató de apagar el fuego también acabó en el hospital.

Un video publicado por la Agencia de Noticias de Atenas (ANA) muestra a un joven sirio no identificado con un contenedor de combustible y un encendedor dentro del campo de refugiados de Vial, en la isla griega de Quíos, en el Egeo oriental, advirtiendo a las fuerzas de seguridad y a los solicitantes de asilo que permanezcan atrás.

El refugiado se prendió fuego a lo bonzo, tras un breve enfrentamiento con un policía que luchaba por agarrarlo por detrás para evitar la tragedia.

Actualmente más de 62 000 refugiados y solicitantes de asilo están varados en la Grecia continental y en sus islas como resultado del cierre de fronteras y del polémico acuerdo suscrito entre Unión Europea (UE) y Turquía en marzo de 2016 para detener el flujo de refugiados a Europa a cambio de recompensas financieras y políticas para Ankara.

Organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras han denunciado la dramática situación de estos refugiados que, huyendo de las guerras en África y el Oriente Medio, permanecen atrapados en los Balcanes y en las islas griegas.

Los refugiados que soportan temperaturas extremas, incluso de 20 grados bajo cero en el frío del invierno en campos improvisados o en edificios abandonados en Grecia y Serbia, sufren además violencia policial, falta de ayuda humanitaria de los países europeos y ataques de grupos racistas.

La falta de solidaridad de Europa ha provocado en 2016 la muerte de un número de refugiados por el frío del invierno, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, por sus siglas en inglés).

Por ahora no se ve un fin para la mayor crisis de refugiados en Europa desde la II Guerra Mundial. La ACNUR vaticina otra llegada masiva de migrantes al territorio europeo en 2017.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here