Compartir

MOSCÚ (Sputnik) — Damasco no es capaz de contrarrestar la campaña informativa tras el supuesto uso de armas químicas en la provincia de Idlib, del que Washington culpa al gobierno del presidente Bashar Asad, dijo la asesora del líder sirio, Bouthaina Shaaban.

“No tenemos fuerzas para hacer frente al ataque mediático masivo contra nosotros porque la mayoría de los medios está en manos de nuestros enemigos”, dijo en una rueda de prensa en la agencia Rossiya Segodnya.

En su opinión, es “una operación planeada y las agencias de información y los medios occidentales forman la vanguardia de la ofensiva contra Siria”.

Señaló que los medios dan por hecho el ataque químico lo que “no tiene nada que ver con la realidad”.

Además, la política declaró que el reciente ataque de EEUU contra la base aérea Shairat y cualquier agresión por parte de Washington perjudicarán las negociaciones sobre Siria en Ginebra.

“Las perspectivas están complicadas, el ataque estadounidense es una acción muy seria, la agresión de EEUU contra Siria, si se sigue empleando, dificultará la posición del Gobierno sirio (en las negociaciones de Ginebra)”, dijo Shaaban en una rueda de prensa.

Ella afirmó Damasco no cree que EEUU realice un nuevo ataque contra Siria.

“El señor (canciller ruso, Serguéi) Lavrov no confirma tal posibilidad; cooperamos con nuestros amigos y aliados para fortalecer nuestras Fuerzas Armadas para resistir a estos intentos”, respondió Shaaban a la pregunta cuál será la reacción de Siria en caso de un nuevo ataque de EEUU.

En cuanto a otras localidades sirias, Shaaban informó que las fuerzas sirias seguirán avanzando hacia Al Raqa.

“Después del ataque de EEUU, después que las fuerzas sirias atacaran Hama, el avance de las fuerzas sirias seguirá en otras zonas: hacia Deir Ezzor y hacia Al Raqa”, dijo Shaaban en una rueda de prensa.

El 7 de abril EEUU lanzó 59 de misiles de crucero Tomahawk desde dos buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea siria de Shairat, en la provincia de Homs.

El ataque provocó entre cuatro y diez muertos según diversas fuentes, destruyó un radar y seis aviones de combate, y fue presentado como represalia al uso de un gas tóxico en la provincia de Idlib, del que el Gobierno estadounidense responsabiliza a Damasco.

Según EEUU, los aviones sirios habían salido del aeródromo de Shairat para bombardear la localidad de Jan Sheijun donde el empleo de agentes químicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) causó el 4 de abril más de 80 muertos y medio millar de intoxicados, entre ellos muchos niños.

Rusia sostiene que el ataque constituye una agresión contra un Estado soberano e insiste en una investigación imparcial de lo ocurrido en Jan Sheijun.

El Gobierno de Siria, que se unió a la Convención sobre las Armas Químicas en agosto de 2013, sostiene que no empleó sustancias tóxicas contra nadie —ni en Jan Sheijun ni en cualquier otra parte— y responsabilizó de los hechos a los terroristas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here