Sudáfrica carece de una compañía de ballet que la identifique a nivel nacional y por tanto del sello de una escuela propia. Un hermoso proyecto en colaboración con Cuba podría moldear la obra.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.