Compartir

El presidente de EEUU, Donald Trump, dispone de un nuevo plan para cambiar la estrategia de la presencia militar estadounidense en Afganistán, escribe The Washington Post.

Un grupo de asesores de alto nivel en materia de defensa y política exterior de Trump propuso alterar de manera sustancial la estrategia del Pentágono en el país árabe. La iniciativa ofrece una nueva ofensiva contra el movimiento radical talibán, proscrito en Rusia y otros países.

¿En qué consiste?

El nuevo plan que todavía sigue sin la aprobación del mandatario consiste en ampliar la presencia de las tropas estadounidenses en Afganistán como respuesta al fortalecimiento de las posiciones de los talibanes en el país.

De esta manera, se basa en la voluntad de Washington de “empezar a ganar” la campaña afgana, según indicó uno de los representantes principales de las fuerzas armadas de Washington.

La estrategia goza del apoyo de los funcionarios de alto nivel del gabinete de ministros y permitirá al Pentágono —y no a la Casa Blanca— determinar el número de tropas desplegadas en Afganistán y otorgarles más responsabilidad en el campo de batalla, tales como lanzar ataques de bombarderos para eliminar a los talibanes, explica el medio.

Además, el plan podría levantar las restricciones introducidas por la Administración Obama que limitan la movilidad de los asesores militares de EEUU durante los combates.

“El plan prevé un aumento por lo menos de 3.000 soldados estadounidenses en Afganistán que se agregarían a los 8.400 ya existentes”, detalla The Washington Post.

Asimismo, está previsto el despliegue en el país de unidades adicionales de la OTAN, así como un incremento de la financiación para el entrenamiento de las tropas del Gobierno afgano y el aumento de presupuesto para la campaña afgana del Pentágono, que en la actualidad le cuesta a Washington 23.000 millones de dólares anuales.

De esta manera, la nueva estrategia afgana de EEUU culminará en la abolición de las reformas de Obama dirigidas a limitar el papel militar del país norteamericano en Afganistán.

¿Qué dice Trump?

Se espera que Trump tome la decisión final acerca de la nueva estrategia en Afganistán antes de la cumbre de la OTAN en Bruselas del 25 de mayo en la cual el líder estadounidense planea participar.

Sin embargo, por el momento se desconoce cómo reaccionará Trump a las iniciativas de alimentar el conflicto armado más largo en el que ha estado involucrado su país. Anteriormente el mandatario mostró su escepticismo sobre la participación militar de EEUU en guerras en el extranjero, pero también ha expresado su confianza en la necesidad de adoptar medidas crueles hacia al terrorismo.

“El nuevo plan (…) refleja las preocupaciones de los militares de EEUU por el hecho de que la situación en Afganistán lleva años empeorando, poniendo en peligro la supervivencia de un Gobierno aliado de Washington”, comenta el periódico ruso Gazeta.ru.

Además, las bases militares de EEUU en Afganistán, de las cuales se lleva a cabo la lucha antiterrorista, se ven amenazadas por las crecientes actividades de Daesh y Al-Qaeda (organizaciones terroristas proscritas en Rusia y otros países). Estas agrupaciones, por su parte, “activamente reducen la influencia de los talibanes de las zonas del norte del país”.

Pros y contras

La nueva iniciativa ya se ha enfrentado a la oposición de algunos funcionarios de la Casa Blanca que la han calificado como “guerra de MacMaster”, haciendo referencia al nuevo consejero de seguridad nacional del presidente Trump, Herbert McMaster, que fue uno de los jefes de la campaña estadounidense en Irak, destaca The Washington Post.

“La cuestión más importante del debate es si EEUU y las fuerzas afganas, aun reforzadas por tropas adicionales, serán capaces de crear suficiente presión para inducir a los talibanes y a sus aliados a negociar”, se preguntan los autores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here