Compartir

Varios expertos coinciden en que EEUU podría rechazar la condición de la dimisión de Bashar Asad para el arreglo pacífico del conflicto en Siria. Además, Washington estaría dispuesto a colaborar con Rusia en las llamadas zonas de seguridad y permitir el uso de la policía militar rusa para patrullar una parte de los territorios sirios. ¿En qué medida son reales estas propuestas y qué arriesga Rusia de llegar a aceptarlas?

“El líder norteamericano es capaz de proponer una nueva estrategia respecto a Siria cuyo objetivo sea aniquilar al Estado Islámico [Daesh, organización terrorista proscrita en Rusia] e impedir su resurgimiento”, afirman los periodistas del medio digital The Daily Beast. EEUU, después de la experiencia dramática de Irak, es consciente de que una vez derrocado el enemigo es imprescindible controlar el territorio ocupado, porque en caso contrario los terroristas lo reconquistarán tarde o temprano.

El Pentágono considera inoportuno enviar a Siria tropas adicionales, imprescindibles para finalizar la operación, por eso los estadounidenses proponen que los distritos liberados por el Ejército sirio de Daesh los controle Damasco, con el apoyo de Rusia; mientras que las zonas ganadas por las formaciones estadounidenses permanezcan bajo el mando de las fuerzas democráticas sirias, de mayoría kurda.

“La situación en Siria se parece mucho a la de los frentes de la Segunda Guerra Mundial en el verano de 1944, cuando los aliados británicos y estadounidenses abrieron el segundo frente. Los aliados fueron los responsables de la división de Alemania, ahora quieren aplicar la misma política en Siria”, afirma Iván Konovalov, director del Centro de Coyuntura Estratégica de Rusia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here