En el contexto de la crisis en el Golfo Pérsico, Qatar han comenzado a publicar informes que dejan ver la vinculación de sus adversarios, comenzando por Arabia Saudí, con el terrorismo.

En este sentido, el periódico qatarí Al Sharq ha publicado un informe que señala que 150 oficiales de inteligencia saudíes lucharon junto al EI en Mosul y se esforzaron en prolongar la batalla contra las fuerzas iraquíes.

El periódico afirma que las fuerzas iraquíes, después de derrotar al EI y matar a un gran número de terroristas en la Ciudad Vieja, confiscaron importantes documentos que demuestran la implicación saudí con el EI.

Por otro lado, un periódico egipcio ha publicado una serie de documentos que demuestran que el nuevo príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, y su homólogo de Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed al Nahyan, han estado apoyando durante mucho tiempo las operaciones terroristas del EI y Al Qaida.

“Un documento filtrado por la Embajada de Qatar en Washington y una carta al ministro de Exteriores de Qatar, Mohammed bin Abdulrahman al Thani, con fecha del 26 de Octubre de 2016, demuestran el apoyo de Mohammed bin Salman y Mohammed bin Zayed al Nahyan a ciertos miembros de Al Qaida en la Península Arábiga”, dijo el diario Al Badil.

En base a estos documentos, el subsecretario del Tesoro de EEUU para Terrorismo e Inteligencia Financiera dijo que los príncipes herederos de Arabia Saudí y Abu Dhabi han establecido contactos continuos con dos ciudadanos yemeníes, Ali Abkar al Hassan y Abdullah Faisal Abdal, que están en la lista norteamericana de los terroristas más buscados de Al Qaida en la Península Arábiga.

Estos documentos fueron revelados después de que un think tank británico señalara en un informe publicado el pasado miércoles que Arabia Saudí es el mayor financiador extranjero del extremismo en el Reino Unido y otros países occidentales.

La Henry Jackson Society dijo que la financiación de los países del Golfo Pérsico tiene “un vínculo claro y creciente” con el terrorismo y el extremismo en el Reino Unido y otros países occidentales.

El grupo estimó que el gobierno y las asociaciones saudíes gastaron 4.000 millones de dólares para difundir el wahabismo (la ideología del EI y Al Qaida) en 2015, frente a los 2.000 millones de 2007. En 2015, había 110 centros en el Reino Unido que practicaban el salafismo y el wahabismo frente a los 68 de 2007. El dinero se canaliza a través de mezquitas y escuelas islámicas en el Reino Unido.

“La influencia también se ejerce mediante la formación de líderes religiosos musulmanes británicos en Arabia Saudí y el uso de los libros de texto saudíes en varias escuelas independientes británicas”, indica el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.