Compartir

Fuerzas militares de 11 países de la banda terrorista OTAN, a saber, Albania, Bulgaria, Gran Bretaña, Grecia, España, Letonia, Holanda, Noruega, Polonia, Rumanía y EE.UU. participaban en unos ejercicios cerca de las fronteras rusas. Todo iba bien, cuando… ardió Troya.

Durante los tiroteos en los campos de entrenamiento, los soldados búlgaros se negaron a disparar: “Han colocado en los objetivos marcas de identificación rusas y nosotros no disparamos contra los rusos”, dijeron.

Dicen desde la banda que todo se debió a un error porque desde la distancia los objetivos parecían siluetas de aviones rusos con sus colores incluidos. El “error” se corrigió rápidamente, cambiando las siluetas y pidiendo disculpas a los búlgaros, acordando no revelar públicamente lo sucedido. Parece que los búlgaros se encargaron de darle difusión en cuanto sus “aliados” se dieron la vuelta.

Cabe recordar que hace dos años Bulgaria se negó a aceptar elementos del escudo de defensa antimisiles de EE.UU. en su territorio. Posteriormente, Washington se los colocó a los rumanos, esos mismos que, en apoyo de la Alemania hitleriana, fueron destrozados por los soviéticos en Stalingrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here