Compartir

MOSCÚ (Sputnik) — Las últimas dos instalaciones de armas químicas fueron destruidas en Siria en el marco de la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), comunicó el jefe de las Tropas de Defensa Radiológica, Química y Biológica de las Fuerzas Amadas de Rusia, general mayor Ígor Kirílov.

Señaló que una de las etapas de la misión fue la destrucción de 27 instalaciones donde se almacenaban y se fabricaban armas químicas, de ellas 25 fueron destruidas antes.

“Las dos últimas infraestructuras, ubicadas antes en el territorio controlado por los rebeldes, tras su liberación en agosto de 2017 fueron eliminadas y examinadas por especialistas de las Tropas de Defensa Radiológica, Química y Biológica”, dijo.

Siria se unió a la Convención sobre las Armas Químicas después de que en agosto de 2013 en el arrabal damasceno de Guta Oriental varios centenares de personas fueron víctimas de un brutal ataque químico.

Su renuncia a las armas químicas fue resultado del acuerdo de EEUU y Rusia sobre la destrucción de esos arsenales bajo control de la OPAQ, lo cual permitió evitar la intervención de Estados Unidos en Siria y le granjeó a la organización el Premio Nobel de la Paz 2013.

Las armas químicas fueron evacuadas del territorio sirio y en enero de 2016 la OPAQ anunció su total destrucción.

No obstante, en junio de 2016 el Departamento de Estado de EEUU publicó un informe que acusaba a Siria de continuar empleando armas químicas contra sus propios ciudadanos y de que podría seguir almacenando armamento químico.

Por su parte, el entonces Alto Representante Interino de la ONU para Asuntos de Desarme, Kim Won-soo, declaró que los expertos de Naciones Unidas siguen sin poder confirmar la total destrucción en territorio de Siria de las instalaciones para la producción de armas químicas.

La oposición siria denunció el 4 de abril un supuesto ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun, que se saldó con más de 80 muertos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que culpó a Damasco por la tragedia.

Las autoridades sirias refutaron la acusación alegando que todos sus arsenales químicos fueron retirados del país y eliminados en 2016 bajo la supervisión de la OPAQ.

El Gobierno sirio aseguró que nunca empleó sustancias tóxicas ni contra la población, ni contra la oposición, ni contra los terroristas.

El 7 de abril EEUU atacó con misiles de crucero la base aérea siria de Shairat (provincia de Homs), desde la cual supuestamente se llevó a cabo el ataque químico, sin esperar la investigación ni presentar pruebas.

En entrevista con Sputnik, el presidente sirio Bashar Asad negó que se hubiese producido un ataque químico y calificó el caso de provocación para justificar el bombardeo a una base aérea, crucial en la lucha contra el terrorismo.

———————–

Desde hace más de seis años, Siria vive sumida en un conflicto desencadenado por grupos armados y terroristas, apoyados por la OTAN, que intentan derrocar al Gobierno sirio.

Según el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Staffan de Mistura, este conflicto ha dejado ya unos 400 000 muertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here