ONU (Sputnik) — El Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM, por sus siglas en inglés) de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) de los casos de uso de armas químicas se convirtió en un instrumento de manipulación política, declaró el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

“Desgraciadamente, el JIM que cesó su existencia fracasó en la investigación que desde el punto de vista científico y técnico fue inconsistente y se convirtió en un instrumento de la manipulación política”, dijo el embajador en una reunión de la ONU.

Añadió que Rusia desea “proponer crear un nuevo organismo internacional para la investigación”.

Nebenzia subrayó que el nuevo organismo debe ser profesional y despolitizado.

“Hemos preparado un proyecto de resolución correspondiente y pedimos al secretariado que los distribuya, esperamos que en breve los miembros del Consejo de Seguridad analicen nuestra iniciativa”, añadió.

El proyecto de resolución sobre el uso de armas químicas en Siria está diseñado para consolidar al dividido Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dijo el embajador.

“Necesitamos profundizar en el diálogo y tenemos que intentar reunir la unidad del consejo que se ha erosionado, esto debe ser reconstruido; y este es el objetivo de nuestra propuesta”, aseveró Nebenzia ante los miembros del Consejo de Seguridad.

Asimisimo, el enviado ruso subrayó que Estados Unidos debería familiarizarse con el anteproyecto antes de rechazar la propuesta.

“Si realmente desean establecer un mecanismo profesional independiente, entonces al menos familiarícense con el proyecto de resolución antes de repudiar dicho proyecto”, aseguró Nebenzia.

Rusia está preocupada por el uso de armas químicas no solo en Siria, sino también en Oriente Próximo en general, manifestó.

“Rusia subraya que es necesario tratar en serio el problema del desarrollo y el uso de armas químicas, está preocupada por los casos de ataques químicos en Oriente Próximo que no se limiten solo al territorio sirio”, expuso el embajador.

El rechazo de EEUU a la resolución rusa sobre la investigación de ataques químicos en Siria muestra que Washington no quiere crear un mecanismo profesional e independiente, declaró.

La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, a su vez declaró que Washington rechaza la iniciativa rusa pero está dispuesto a reanudar la actividad del Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM, por sus siglas en inglés) de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas

“Lo que nuestra resolución se rechaza así en seguida esto dice mucho”, dijo Nebenzia, “eso nos revela la verdad que, desgraciadamente, ya sabemos, EEUU no necesita ningún mecanismo independiente y profesional”.

Rusia insiste en una investigación de los supuestos casos de uso de armas químicas en Siria, mencionó Vasili Nebenzia.

“Seguimos exigiendo a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que sus expertos lleguen al territorio de Siria para ver los almacenes de armas químicas dejadas por los terroristas en las zonas liberadas que encontró el Gobierno sirio”, añadió.

El embajador también reiteró que las acusaciones contra Rusia de que impide la investigación internacional del uso de armas químicas en Siria no tienen fundamento.

Subrayó que esos casos solo “deberán verificarse” mientras que EEUU y Reino Unido ya acusaron al Gobierno sirio de los supuestos ataques y “ahora tratan de involucrar a Rusia en esa situación”.

El 19 de enero pasado el Departamento de Estado de EEUU acusó a Rusia de intentar de defender de cualquier modo al presidente sirio Bashar Asad quien supuestamente “sigue empleando armas químicas”.

Luego el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, declaró que Rusia es responsble por todas las víctimas de ataques químicos en Siria.

El 22 de enero los Cascos Blancos y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) denunciaron un ataque en Guta Oriental que afectó a más de 20 personas.

Agregaron que las víctimas presentaban síntomas de asfixia por cloro y acusaron del ataque a las tropas progubernamentales.

Otra acusación contra las tropas sirias fue lanzada el pasado 4 de abril, entonces la oposición siria declaró que fueron responsables del ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun de la provincia de Idlib.

La denuncia indicaba como responsables a las tropas gubernamentales de Siria, que rechazaron decididamente esta acusación y la cargaron a los grupos radicales y sus patrocinadores.

Las autoridades sirias declararon que jamás usaron armas químicas contra civiles ni terroristas y que todo el arsenal de agentes tóxicos fue retirado del país bajo control de la OPAQ.

El Mecanismo Conjunto de Investigación de la ONU y la OPAQ presentó a finales de octubre al secretario general de la ONU su informe sobre dos supuestos ataques químicos: el uso de sarín en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017, y el de gas mostaza en Umm Hawsh del 15 al 16 de septiembre de 2016.

El informe responsabilizó a Damasco del primer caso, y al grupo terrorista Daesh (proscrito en Rusia), del segundo.

Rusia rechazó las conclusiones del informe del Mecanismo ONU-OPAQ argumentando las deficiencias de su metodología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.