«El estudio no puede ser considerado como una tarea secundaria, sino como una de nuestras principales tareas, ni debe ser subestimada o en algunos casos abandonada, con el argumento de que falta tiempo para estudiar. Es verdad, que el trabajo de cada día y la actividad práctica, militante, absorben tiempo y energías, pero no es menos cierto que, incluso en aquellas circunstancias en que el trabajo práctico sea mucho, ello no puede hacernos olvidar la importancia de la capacitación ideológica y política y dedicamos sólo a la actividad práctica. Si cada camarada, militante de base o cuadro del partido, revisa su método de trabajo y examina con espíritu crítico el empleo de su tiempo, llegará sin duda a la conclusión de que se pierde mucho tiempo en reuniones y discusiones excesivamente largas que no son imprescindibles por estar mal preparadas, mientras que al estudio de los documentos fundamentales del partido y de nuestros clásicos se les dedica un tiempo mínimo, o ninguno, dándose también casos de que muchos camaradas leen o estudian cuando se encuentran agotados y cansados por el trabajo y las actividades prácticas». (Elena Ódena; Acerca de la necesidad y la importancia de estudiar y difundir los fundamentos del marxismo-leninismo, 1981)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.