Por: Fady Marouf

Nada en Damasco está fuera de lo normal.

Damasco vive sus días con plena normalidad y sin nada diferente a los últimos días. No se ha registrado la salida del país de ninguna familia como sucedió en 2013 cuando EE.UU iba a bombardear a Siria. No hay colas para el pan o para la compra de alimentos y combustible. No hay puntos de control adicionales, ni estado de alerta..

Quizás el pueblo sirio se ha adaptado a la guerra y ya toma con indiferencia las amenazas. El eventual ataque de EE.UU ha tomado más dimensiones mediáticas que sobre el terreno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.