El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, expone ante el Consejo para la Política Exterior y la Defensa de Rusia la posición de Moscú respecto al bombardeo que este sábado han llevado a cabo EE.UU., Reino Unido y Francia, durante el que han lanzado más de 100 misiles aire-tierra contra varios objetivos en Siria.

Ese ataque ha tenido lugar después de que Occidente acusara al Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, de perpetrar una ofensiva con armamento químico en la ciudad de Duma (Guta Oriental) el pasado 7 de abril. Hasta el momento solo existen reportes no confirmados y nadie ha presentado ninguna prueba que confirme esa supuesta acción.

Ahora, Lavrov ha prestado atención a la justificación del Pentágono para atacar Siria, que alega que Damasco bloqueó el acceso a los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). “Es falsa”, acotó el diplomático.

“Nosotros dimos seguimiento a esta situación minuto a minuto”, afirmó, precisando que el Gobierno sirio estaba listo para darles visa “inmediatamente” en la frontera. “Esto lo sabe la OPAQ”, enfatizó.

“Para todos está claro” que la intervención militar de Washington y sus aliados se dio un día antes al despliegue de los inspectores, agregó.

Este 13 de abril, Lavrov afirmó que su Gobierno tiene “datos irrefutables” de que ese presunto ataque químico fue “una nueva puesta en escena en la que participaron los servicios secretos de uno de los Estados que se desvive por estar en la vanguardia de la campaña rusófoba”.

Por su parte, Putin ha señalado que su país “condena con la mayor seriedad el ataque a Siria” y que “con sus acciones, EE.UU. agrava aún más una catástrofe humanitaria” que “afecta a la población civil y complace a los terroristas que han estado atormentando al pueblo sirio durante siete años”.

Rusia ha convocado una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir las acciones agresivas de EE.UU. y sus aliados.

Pruebas secretas

Ahora, el canciller recuerda sobre las similitudes entre el presunto incidente actual de armas químicas y el de hace un año. “Los colegas occidentales comenzaron a publicar videos cuestionables como hechos”, señala Lavrov.

El canciller agrega que el presidente ruso, Vladímir Putin, mantuvo hace dos días una conversación con Emmanuel Macron, en la que pidió a su homólogo frances que le compartiera las pruebas sobre el supuesto incidente de Duma.

“Nosotros somos los primeros interesados en poner fin a estas acciones ilegítimas del uso de armas químicas”, aseguró el canciller. Pero la respuesta “fue la misma” que hace un año: “dijo que ‘es un secreto, no podemos facilitar estos datos'”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here