Pese a los pretextos esgrimidos por Occidente para justificar su ataque militar a Siria, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó hace dos años la eliminación completa del arsenal tóxico del país árabe, recuerda la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova.

“Las armas químicas de Siria se destruyeron. La OPAQ ha verificado ese hecho (en enero de 2016). En Siria, son los extremistas y los grupos armados los que usan armas químicas”, ha recalcado este domingo Zajarova a la cadena Rusia 1, en declaraciones citadas por la agencia gubernamental Sputnik.

La portavoz respondía así a los argumentos utilizados para justificar la agresión militar con misiles perpetrada en la noche del viernes al sábado por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, que repiten que el Ejército sirio usó armas químicas el pasado 7 de abril en Duma, en Guta Oriental (al este de Damasco, la capital siria).

Sin embargo, la erradicación del armamento químico sirio es “un hecho probado”, así como el uso de armas químicas por los insurgentes de Siria. “Cada vez que el Ejército sirio libera otro poblado, otra ciudad, los militares encuentran depósitos con químicos”, señaló Zajarova.

Dados esos almacenes descontrolados, Rusia registró en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) una propuesta de resolución para instaurar un mecanismo con el que investigar el origen de las armas que se hallen, pero los países encabezados por EE.UU. impidieron que se aprobara en la sesión de la semana pasada, que acabó en cruces de acusaciones.

Estados Unidos, observó además Zajarova, conserva aún parte de su arsenal químico, pese al compromiso de destruirlo adquirido en 1993 al firmar la Convención de Armas Químicas. Rusia, pese a haberse retrasado también en la aplicación de la misma medida, completó la eliminación de su arsenal en septiembre del año pasado.

Las tensiones internacionales en torno a acusaciones de uso de armas químicas en Siria se remontan a agosto de 2012, cuando el entonces presidente de EE.UU., Barack Obama, marcó el uso de tales armas como “línea roja” que, de ser cruzada, tendría “enormes consecuencias”.

Al año siguiente, medios políticos occidentales trataron ya de lanzar una intervención militar contra Siria con el pretexto de un ataque con gas sarín ocurrido el 21 de agosto en Guta Meridional, cerca de Damasco, tras lo cual el Gobierno sirio aceptó destruir todo su arsenal para despejar incertidumbres, en un acuerdo negociado entre Washington y Moscú.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.