«¿Cómo debemos estudiar?

Es innegable que no es leyendo y estudiando nuestros materiales y textos clásicos deprisa, como debemos familiarizamos con ellos y asimilar su contenido, sino estudiando y leyendo regularmente nuestros materiales y textos clásicos en las horas en que se encuentra en mejores condiciones para asimilarlos, cuando la cabeza está más despejada y el pensamiento concentrado en lo que se lee y se estudia. De ahí, que sea imprescindible, organizar debidamente el trabajo ya que de ese modo encontraremos, sin duda alguna, el tiempo necesario adecuado para leer y estudiar; ello es posible, y es necesario colocar esta tarea como una de las principales en la actividad de los miembros del Partido.

El estudio no debe concebirse independientemente de la vida diaria de los problemas políticos de cada momento, ni de la vida de nuestra organización y de nuestras actividades militantes, sino en relación con ellas. Del estudio debemos sacar las conclusiones para nuestra orientación política en el trabajo práctico. Sin comprender la situación que vivimos y los grandes problemas que ella nos plantea, no podremos marchar por un camino justo ni actuar correctamente. Cuando se conocen y se aplican nuestros principios teóricos y nuestra ideología de clase, y se comprenden los problemas políticos, las cuestiones prácticas se resuelven mejor y en menos tiempo. Por eso no es correcto separar las cuestiones prácticas de los problemas teóricos y políticos, ni prescindir del estudio.

«La tendencia de los militantes ocupados en trabajos prácticos a prescindir de la teoría va en contra de todo el espíritu del leninismo y encierra grandes peligros para la causa». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili; Stalin; Los fundamentos del leninismo, 1924)

El separar la teoría de la práctica conduce, inevitablemente, a trabajar rutinariamente, a la desorientación política; nos incapacita para entender y prever los acontecimientos y para actuar con eficacia en relación con ellos. El comunista que no estudia pierde las perspectivas políticas y puede desorientarse más fácilmente ante los diversos acontecimientos. El control es también superficial y esporádico. Al no estudiar, el sentido de la vigilancia se debilita y la crítica y la autocrítica decae; la propaganda del enemigo puede entonces influir fácilmente en aquellos que no estudian, haciéndoles caer en la indiferencia, perdiendo la confianza en las masas y en el partido y las perspectivas políticas y de ahí a la desmoralización no hay mas que un paso. Por eso debemos considerar el estudio, no como un sacrificio o como una tarea poco menos que imposible de realizar, sino como una necesidad militante.

Hay que combinar nuestra actividad militante con el estudio pues lo uno es complemento de los otro. Stalin nos enseña ya como:

«La teoría deja de tener objeto cuando no se halla vinculada a la práctica revolucionaria, exactamente del mismo modo que la práctica es ciega si la teoría revolucionaria no alumbra su camino». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili; Stalin; Los fundamentos del leninismo, 1924)

Nuestro Partido combina la teoría con la práctica somos un partido de lucha y de combate y aunque la lucha nos absorbe, no debemos olvidar que el estudio es una parte de nuestra lucha por la revolución, por el socialismo.

Teniendo en cuenta que los gobiernos reaccionarios y los partidos revisionista y «socialistas» tratan de enterrar bajo toda suerte de tergiversaciones los principios y las teorías de la revolución basadas en las enseñanzas de Marx, Engels, Lenin y Stalin, nos corresponde a nosotros asumir la tarea de difundir esos principios, esa ideología entre la clase obrera en primer lugar, organizando reuniones y cursillos de estudio y debate, así como también entre otros sectores del pueblo y de la juventud». (Elena Ódena; Acerca de la necesidad y la importancia de estudiar y difundir los fundamentos del marxismo-leninismo, 1981)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.