Este fin de semana ha tenido lugar en la pequeña localidad de Ostritz, de tan solo 2.300 habitantes, un festival para celebrar el cumpleaños de Hitler. Ha sido la primera edición de “Schild und Schwert” (“Escudo y Espada”) que lleva las iniciales SS, una celebración que pretenden repetir en años sucesivos.

El festival ha durado todo el fin de semana y ha incluido conciertos, actividades deportivas, una feria de tatuajes y la venta de productos con consignas, camisetas con frases como “I <3 HTLR”, carros de combate de juguete y demás parafernalia típica con la que se financian.

En los carteles a la venta se podían leer textos como “Hermandad Aria” o “Más guarderías, menos centros de asilo” que llevaban el anagrama del Partido Nacional Democrático.

Los vecinos han reaccionado organizado actividades paralelas, tales como la llamada “fiesta por la paz”, un concierto contra el fascismo y una manifestación de grupos progresistas.

“Si la gente puede reunirse y celebrar el cumpleaños de Hitler sin problemas, esto demuestra claramente que nuestras leyes y nuestra sociedad están enfermos”, opinó Sascha Elser, portavoz del movimiento antifascista “Rechts Rockt Nicht”, en una convocatoria para celebrar una contramanifestación.

Desde 2014 las celebraciones neonazis son cada vez más frecuentes en Alemania. Las reuniones pacíficas están permitidas en Alemania, aunque no así las esvásticas o saludos nazis, motivo el cual la policía detuvo a un hombre de 31 años.

Las agresiones son habituales en este tipo de convocatorias. En 2015, durante una manifestación convocada por los neonazis para protestar contra la llegada de refugiados procedentes de Siria, fueron golpeados brutalmente cinco colombianos pertenecientes al grupo neonazi Tercera Juerza que viajaron a Alemania para apoyar a sus colegas alemanes, que les confundieron con refugiados sirios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.