Ginebra (Suiza), 23 abr (Sputnik).- Los expertos de la OPAQ que trabajan en Siria, se encuentran bajo presión, afirmó a Sputnik el director del Departamento de No Proliferación y Control de Armas del Ministerio de Exteriores de Rusia, Vladímir Ermakov.

“Se encuentran bajo presión porque EEUU decidió de antemano que a (el presidente de Siria, Bashar) Asad hay que apartarlo del poder”, dijo.

Según Ermakov, esta decisión fue tomada ya en 2011 cuando EEUU afirmó que lanzaría acciones militares contra Asad si este usaba armas químicas.

“Necesitaron una provocación con el uso de armas químicas, después lanzan ataques de misiles y bombas; ya sucedió dos veces, el año pasado tras un supuesto uso de armas químicas en Jan Sheijun y ahora en Duma”, dijo.

Ermakov destacó también que Rusia no considera necesario participar en la investigación del supuesto ataque químico en la ciudad de Duma y que la tarea de Moscú es ayudar a garantizar las condiciones del trabajo de la OPAQ.

Señaló que Rusia aceptará las conclusiones de los expertos, si la investigación se realiza de manera calificada.

Varios grupos de la oposición y ONG relacionadas responsabilizaron a principios de abril al Gobierno de Siria de un supuesto ataque químico contra la ciudad de Duma.

A solicitud de Damasco y Moscú –que han desmentido el presunto ataque químico al calificarlo de un montaje– la Secretaría Técnica de la Organización para la OPAQ decidió enviar un grupo de expertos para realizar una pesquisa in situ.

Sin embargo, sin esperar la investigación, EEUU, Francia y el Reino Unido lanzaron el 14 de abril un masivo ataque dirigido contra tres instalaciones –dos, al oeste de Homs y una en la zona de Damasco– que, según el Estado Mayor Conjunto de EEUU, están relacionadas con un supuesto programa clandestino sirio de armas químicas.

Según un informe de la OPAQ, las inspecciones realizadas en noviembre de 2017 en los centros de investigación de Barza y Jamraya –una de las instalaciones bombardeadas por Occidente– no revelaron irregularidades.

En abril del año pasado EEUU lanzó un bombardeo de misiles contra la base de las tropas gubernamentales en Shairat, provincia de Homs, después de que la oposición siria declarara 80 muertos y 200 heridos tras supuesto ataque con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun de la provincia de Idlib (noroeste).

Entonces EEUU reaccionó sin investigar lo ocurrido, y la indagación realizada más tarde por la ONU y la Organización para la OPAQ, según Moscú y Damasco, no dio pruebas irrefutables de la culpa del Gobierno sirio. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.