La Cancillería de Rusia acusa a Estados Unidos de incumplir sus obligaciones en el marco de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas (CAQ), y denuncia que Washington no informa a la OPAQ sobre la presencia de sus armas químicas en el territorio de otros países.

“EE.UU. no cumple con sus propias obligaciones en virtud de la Convención sobre las Armas Químicas y no informa a la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) sobre la presencia de sus armas químicas en el territorio de otros países”, ha denunciado el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado emitido este martes.

Para sostener su denuncia, Rusia ha mencionado que Washington no reconoció la procedencia de municiones equipadas con fosgeno que dejó en Panamá cuando en 1999 EE.UU. dio por finalizada su presencia militar en dicho país. Pero, según la nota, los expertos de la secretaría técnica de la OPAQ ya en 2002 confirmaron el origen estadounidense de ese gas venenoso abandonado en los depósitos de municiones del Ejército norteamericano en suelo panameño.

Al mismo tiempo, la Cancillería rusa ha recordado que EE.UU. sigue siendo el único país miembro de la CAQ que mantiene un arsenal considerable de armas químicas.

El texto indica también que EE.UU. todavía no ha proporcionado ninguna prueba de la supuesta existencia de armas químicas en la base aérea siria de Al-Shairat, sita en la provincia central de Homs: pretexto que se utilizó para la agresión estadounidense del pasado 4 de abril de 2017.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el ataque aéreo contra dicha base con unos 50 misiles Tomahawk lanzados desde buques de guerra norteamericanos desplegados en el este del mar Mediterráneo.

Estados Unidos, de hecho, se desentendió de peligrosos basureros con toneladas de bombas y municiones de armas químicas —gas mostaza y agentes nerviosos, asfixiantes y venenosos— y convencionales, que usó su Ejército en experimentos bélicos durante el siglo XX, por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial, en la guerra de Vietnam y en Panamá.

En Panamá, las tropas estadounidenses abandonaron gran cantidad de residuos químicos en San José, pequeña isla panameña del océano Pacífico ubicada a poco más de 80 kilómetros al sur de tierra continental y en áreas militares aledañas al Canal de Panamá.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here