Un miembro de la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en inglés), junto con un vehículo blindado de EE.UU. en Siria.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha advertido de que Estados Unidos pretende reforzar su presencia militar en las aéreas de la orilla oriental del Éufrates en Siria con el fin de conseguir una fragmentación en este país árabe.

“Aunque el Departamento de Estado de EE.UU. y la Casa Blanca juraron que su único objetivo era expulsar a los terroristas de Siria, pero en práctica, EE.UU. se está estableciendo activamente en la orilla oriental del Éufrates y su objetivo consiste, de hecho, en conseguir una división de Siria”, ha indicado Lavrov, en una entrevista concedida este jueves con la revista italiana Panorama.

“Aunque el Departamento de Estado de EE.UU. y la Casa Blanca juraron que su único objetivo era expulsar a los terroristas de Siria, pero en práctica, EE.UU. se está estableciendo activamente en la orilla oriental del Éufrates y su objetivo consiste, de hecho, en conseguir una división de Siria”, ha indicado el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

El Canciller ruso también ha denunciado que Washington y ciertos de sus aliados occidentales “desprecien abiertamente” las leyes internacionales y se permitan intervenir en los asuntos internos de otros países e incluso “intentar derrocar sus gobiernos”.

Además, se ha referido el reciente ataque aéreo de EE.UU. y sus aliados contra el territorio sirio “bajo un pretexto totalmente falso” y lo ha considerado como uno de los ejemplos de la “línea destructiva” de Washington en contra de los Estados soberanos.

“Esta agresión contra un Estado soberano repercutió negativamente en la estabilidad internacional y regional y favoreció a los terroristas”, ha agregado Lavrov, para después advertir a los países occidentales sobre graves consecuencias de tales ofensivas.

EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron el 14 de abril un ataque con misiles contra Siria, con la excusa de un ataque químico supuestamente cometido en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental, pese a que Damasco rechazó toda implicación y los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) todavía no han confirmado el presunto incidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here