La Tierra Santa hierve. Hierve de sangre, indignación, injusticia y festejo también. De un lado, miles de palestinos levantan la voz, del otro lado, más bien desde el otro lado, les disparan y los matan. El contraste del paisaje es dantesco, porque mientras muchos palestinos conviven con la muerte.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.