Estados Unidos canceló unos ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur, en los que se planeaba realizar simulacros de ataques aéreos, luego de que Corea del Norte advirtiera de que, debido a estas maniobras, suspendería una cumbre prevista con Estados Unidos.

Según informa el rotativo estadounidense The Wall Street Journal (WSJ), las autoridades estadounidenses y surcoreanas anunciaron el viernes la suspensión de una maniobra conjunta por temor a que Corea del Norte cancelara la cumbre entre su líder, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En específico, asegura la nota periodística, Seúl se negó a participar en las maniobras y, en este marco, no permitió la entrada a su espacio aéreo de dos bombarderos estratégicos nucleares B-52 Stratofortress estadounidenses, los cuales, según el programa, iban ser escoltados por sendas aeronaves de guerra norcoreanas.

A su vez, señala que la parte estadounidense, desestimando la amenaza de Corea del Norte, insiste en seguir adelante con sus planes y ejercicios militares en la península coreana, a pesar de la no participación de Corea del Sur.

No obstante, la cadena estadounidense CNN, citando a fuentes de la Defensa de Estados Unidos, ha desmentido la versión del WSJ y confirma que los dos B-52 Stratofortress cambiaron su ruta de vuelo y evitaron adentrarse en el espacio aéreo surcoreano, justo después de que Pyongyang amenazara con cancelar la cumbre entre Kim y Trump.

El presidente estadounidense informó el 10 de mayo de una reunión histórica para el 12 de junio con Kim Jong-un en Singapur. Por su parte, Pyongyang se ha expresado dispuesto a participar en la cita y a tomar medidas necesarias para desmantelar su sitio de pruebas nucleares en Punggye-ri (noreste), siempre y cuando EE.UU. abandone sus “políticas hostiles y amenazas de seguridad” contra Corea del Norte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.