El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en el Medio Oriente, Nickolay Mladenov, reiteró el jueves su condena enérgica a las medidas de Israel, que tantas muertes de palestinos provocan en Gaza.

Al intervenir en el Consejo de Seguridad por medio de una videoconferencia desde Jerusalén, recordó el saldo de más de 60 fallecidos palestinos -entre ellos, 11 niños- debido a la represión de las fuerzas de Tel Aviv en la valla fronteriza en Gaza.

También advirtió sobre la posibilidad de que las manifestaciones en ese lugar continúen en junio y que los palestinos están en su derecho a hacerlo de forma pacífica.

Recientemente, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU demandó una investigación independiente e imparcial sobre lo sucedido en Gaza e hizo un llamado a las partes en conflicto a ejercer la máxima moderación, señaló.

Israel debe medir el uso de la fuerza letal, que solo debe ser empleada en casos extremos y cuando no exista otro recurso. En tanto, Hamas no debe usar las protestas para crear provocaciones, añadió.

Mladenov recordó cómo el Consejo de Seguridad a menudo habla de la necesidad de evitar la guerra, mientras el secretario general de la ONU, António Guterres, ofrece prioridad a la diplomacia preventiva. Todo ello debe ser llevado a la práctica.

La infraestructura en Gaza se tambalea, casi no cuentan con servicios de electricidad ni agua, hace falta mejorar el acceso y la circulación de los palestinos, subrayó así como apoyar el proceso de reconciliación liderado por Egipto.

En ese sentido, pidió darle prioridad a los proyectos de desarrollo ya aprobados, implementar una modalidad de vía rápida para agilizar su aplicación y fortalecer la cooperación con la autoridad palestina, Egipto e Israel.

Tel Aviv debe respetar el cese el fuego logrado en 2014 y reducir los ataques militares, dijo y reiteró el apoyo de la ONU a los esfuerzos de reconciliación liderados por Egipto.

A este país agradeció la apertura excepcional de la frontera con Gaza durante el mes de Ramadán.

El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en el Medio Oriente llamó una vez más a poner fin a la ocupación de Tel Aviv en territorios palestinos y denunció que continúan las demoliciones de Israel y el desplazamiento forzoso de quienes viven allí.

Por ejemplo, ahora una comunidad beduina ubicada al oriente de Jerusalén corre peligro, debido al grave riesgo de demolición y reubicación, alertó.

A ello se suman las crecientes tensiones generadas por el traslado a Jerusalén de la Embajada de EEUU después las de Guatemala y Paraguay.

El estatuto de Jerusalén debe resolverse mediante negociaciones entre las partes, teniendo en cuenta la importancia de esta ciudad para judíos, cristianos y musulmanes, reafirmó Mladenov.

La estabilidad en esta región es fundamental para la paz y la seguridad, así como una solución duradera al conflicto sobre la base de dos Estados (Israel y Palestina): no hay otra alternativa posible, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.