Palabras pronunciadas por Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al recibir la Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela, en Caracas, el 30 de mayo del 2018, «Año 60 de la Revolución».

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

Compañero Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela;

Integrantes de las delegaciones de Venezuela y Cuba:

Con orgullo y reverencia empiezo a hablar, como decía Martí. Lo hago consciente de que al haber sido juzgado merecedor de la Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela, es a Cuba, a las cubanas y cubanos, a quienes se les confiere este inmenso honor.

La recibo humildemente, en nombre de un pueblo heroico y noble, e interpreto este, como un acto de inmerecida generosidad hacia mí y de justo reconocimiento al pueblo cubano, que ha seguido mediante páginas gloriosas y de sacrificio la prédica de Bolívar y de Martí para convertir en realidad los sueños de independencia y libertad de dichos próceres.

Fue Bolívar quien vislumbró desde aquella lejana época la amenaza que representa el imperialismo norteamericano a la integración genuinamente latinoamericana y caribeña, a la que aún le queda un largo trecho por materializarse, pero que merece todo el concurso de nuestros esfuerzos.

El simbolismo de esta Orden nace de la importante contribución de los hermanos venezolanos a las causas más nobles de la humanidad, que hicieron que esta tierra fuera conocida como la cuna de las revoluciones.

Esta decisión estimula aún más nuestro compromiso y solidaridad con este bravo pueblo bolivariano y chavista y nuestro entusiasmo y dedicación para trabajar hacia el mejor destino para nuestras naciones. Para ello debemos avanzar en los proyectos de cooperación en ejecución, identificar otros nuevos y reforzar nuestra solidaridad.

En este acto recuerdo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, que tanto admiró y apoyó al proceso bolivariano y a quien ustedes distinguieron merecidamente con este honor; y también al General de Ejército Raúl Castro Ruz, honrado con esta Orden y quien siempre ha tenido una conexión de fe revolucionaria con Venezuela desde sus tempranas luchas por la emancipación, como él mismo recordara cuando fue condecorado aquí, hasta este minuto.

Rindo pues homenaje a ellos, quienes guardaron sincera y leal amistad al Presidente Hugo Chávez Frías, que nunca se doblegaron ni abandonaron la lucha y siempre confiaron en la sabiduría de los revolucionarios venezolanos para salir adelante, quienes sostuvieron en todo momento, con valor y con firmeza, sus ideas, sus convicciones y sus verdades.

Estimado Nicolás:

Te reitero el agradecimiento al pueblo y al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. La recibo en nombre de los cubanos que somos solidarios con los hermanos venezolanos; de los cubanos que disfrutaron los éxitos, el carisma y la extraordinaria generosidad del Comandante Chávez y su indeleble ejemplo revolucionario y que, junto a su querido pueblo venezolano, lloraron su partida física; en nombre de los
cubanos que han disfrutado tus victorias, tu talento y solidaridad ante la agresión y el cerco de la derecha imperialista y neoliberal, conscientes de que el legado revolucionario está vivo y vibrante en Venezuela.

Te ratifico, sin vacilaciones, que por grandes que sean las dificultades y desafíos podrán contar con Cuba, hoy y siempre.

Muchas gracias (Aplausos).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.