Moscú, 3 jun (Sputnik).- Rusia llama a los organismos internacionales y a la comunidad mundial a reaccionar ante el intento de reclutar a la periodista de RIA Novosti Irina Visokóvich, realizada por el Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania, declaró este domingo el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.

“Llamamos a las organización y la comunidad internacionales a reaccionar debidamente ante la situación con Visokóvich”, señala el comentario del servicio de prensa de la Cancillería rusa.

La periodista rusa, que cuenta con la ciudadanía ucraniana y es residente en Lituania, sostuvo en la ciudad de Jersón una conversación de varias horas con los agentes de seguridad , tras la cual se vio obligada a firman un papel de que aceptaba la colaboración con esas estructuras.

Visokóvich debía cubrir en Jersón el proceso judicial contra su colega, Kiril Vishinski.

“Ese incidente es una nueva prueba de que la libertad de expresión en Ucrania dejó de existir, los formatos de interacción del régimen ucraniano con el gremio periodístico se resume a la presión directa, las amenazas, las provocaciones de los servicios especiales y los procesos políticos”, denuncia el comentario del Ministerio de Exteriores ruso.

La entidad rusa llamó nuevamente a poner en libertad a Vishinski, quien la víspera renunció a la ciudadanía ucraniana.

El viernes pasado tres hombres vestidos de civil, que afirmaron ser agentes del SBU, se acercaron a Visokóvich a la entrada de la sala de audiencias, la escoltaron a un automóvil bajo el pretexto de protegerla contra “patriotas ucranianos enfurecidos” y la trasladaron a un edificio administrativo, donde le hicieron un gran número de preguntas sobre su trabajo.

Al final Visokóvich fue puesta en libertad y pudo volver a Lituania pero, debido a su detención, no pudo dar cobertura a la audiencia contra Vishinski.

El 15 de mayo, los agentes del Gobierno ucraniano detuvieron a Vishinski, con doble nacionalidad ucraniana y rusa, en Kiev con el argumento de que apoyaba a las milicias de Donbás y dos días después una corte ordenó su arresto por 60 días sin posibilidad de fianza.

El Gobierno ucraniano acusa al periodista de alta traición, por lo que podría ser condenado a una pena de hasta 15 años de prisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.