Moscú, 2 jun (Sputnik).- La corresponsal de la agencia RIA Novosti en Lituania, Irina Visokóvich, que debía cubrir el proceso judicial contra el jefe del portal RIA Novosti Ukraina, Kiril Vishinski, en la ciudad ucraniana de Jersón, declaró que el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano) intentó reclutarla.

Según Visokóvich, el viernes tres hombres vestidos de civil, que afirmaron ser agentes del SBU, se acercaron a ella a la entrada de la sala de audiencias, la escoltaron a un automóvil bajo el pretexto de protegerla contra “patriotas ucranianos enfurecidos” y la trasladaron a un edificio administrativo vigilado, donde le hicieron un gran número de preguntas sobre su trabajo.

“Luego uno de los hombres dijo que ellos estarían dispuestos a ponerme en libertad pero que su jefes ‘exigían sangre’ y que ‘la situación tuviera más desarrollo’, por lo que yo tenía que firmar algunos documentos”, dijo la periodista.

Tras varias horas de esa conversación, durante la cual no se levantó ninguna acta, Visokóvich, ciudadana de Ucrania con permiso de residencia en Lituania, fue obligada a suscribir un documento en el que daba su acuerdo a colaborar con el SBU e informar de los periodistas de RIA Novosti.

“Me dijeron (…) que me pondrían el libertad pero luego se comunicarían conmigo, en caso contrario yo me quedaría allí durante mucho tiempo; antes de liberarme me obligaron a decir ante una cámara de vídeo que no tenía reclamaciones al SBU”, relató.

Al final Visokóvich fue puesta en libertad y pudo volver a Lituania pero, debido a su detención, no pudo dar cobertura a la audiencia contra Vishinski.

Al comentar el suceso, Dmitri Gornostáev, redactor jefe adjunto del grupo mediático Rossiya Segodnya, matriz de RIA Novosti y Sputnik, expresó su apoyo a Visokóvich, quien “tuvo la valentía de denunciar un intento de reclutarla”.

“Haremos todo para protegerla, llamamos a todos los periodistas y a la comunidad internacional a apoyar a Irina, mostrar solidaridad en la defensa de los derechos fundamentales de cualquier Estado democrático: el derecho a la libertad de expresión y la libertad de prensa, el derecho a trabajar sin presión de los servicios secretos y sin intimidación”, expresó.

Por su parte, el director general de la agencia Rossiya Segodnya, Dmitri Kiseliov, comentó que “este intento de reclutamiento es un ejemplo más de cómo el régimen de Kiev menosprecia la profesión de periodista”.

“Querrían convertir a una periodista en su espía, su agente, en alguien a quien necesiten, y a los periodistas los fusilan, los hacen explotar, los deportan y los ponen en la cárcel por alta traición”, dijo a Sputnik.

El 15 de mayo, los agentes del Gobierno ucraniano detuvieron a Vishinski, con doble nacionalidad ucraniana y rusa, en Kiev con el argumento de que apoyaba a las milicias de Donbás y dos días después una corte ordenó su arresto por 60 días sin posibilidad de fianza.

El Gobierno ucraniano acusa al periodista de alta traición, por lo que podría ser condenado a una pena de hasta 15 años de prisión.

Moscú ha exigido la liberación inmediata de Vishinski y el cese de las persecuciones a los medios de comunicación en Ucrania.

El viernes, el periodista anunció que quiere renunciar a la ciudadanía ucraniana y pidió ayuda en su liberación al presidente de Rusia, Vladímir Putin. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.