En 2001, durante un juicio en Milán contra los fascistas que bombardearon la Piazza Fontana en 1969, el general Gianadelio Maletti, jefe de contrainteligencia militar, confimó que los servicios de inteligencia estadounidenses eran quienes habían instigado el terrorismo fascista en Italia durante la década de los setenta.

En el bombardeo del banco en Milán, los fascistas asesinaron a 16 personas.

Era la primera vez que un alto funcionario de la inteligencia italiana lanzaba una acusación de este tipo ante un tribunal. El general Maletti dijo que sus hombres habían descubierto que una célula terrorista de los fascistas en la región de Venecia había sido abastecida con explosivos militares procedentes de Alemania.

Los explosivos se obtuvieron con la ayuda de miembros de la inteligencia de Estados Unidos, lo que indica que los estadounidenses habían ido más allá de la infiltración y el control de grupos fascistas para instigar el terrorismo, dijo el general.

“La CIA, siguiendo órdenes de su gobierno, quería crear un nacionalismo italiano capaz de detener lo que veía como un deslizamiento hacia la izquierda y, para ello, podría haber hecho uso del terrorismo de derechas”, dijo el general Maletti al tribunal de Milán. “Creo que esto es lo que pasó en otros países también”.

El general había vivido en Sudáfrica durante los últimos 21 años como fugitivo de la justicia italiana y fue condenado a 14 años de prisión por filtrar un documento de los servicios secretos a la prensa y en 2000 recibió una condena de 15 años por obstrucción a la justicia. Se le concedió una inmunidad especial de 15 días para poder declarar en el juicio por el atentado contra un banco en la Piazza Fontana de Milán, la atrocidad que inauguró la “estrategia de la tensión”, una serie de atentados destinados a desplazar el centro de gravedad político del país hacia la derecha.

“La impresión era que los estadounidenses harían cualquier cosa para evitar que Italia se deslizara hacia la izquierda”, dijo el general Maletti durante una entrevista en su hotel de Milán. “No olvide que Nixon estaba a cargo y que Nixon era un hombre extraño, un político muy inteligente pero un hombre de iniciativas poco ortodoxas”.

La CIA apoyó financieramente al SID, el servicio italiano de inteligencia de defensa, pero los homólogos estadounidenses del general Maletti no estaban dispuestos a compartir información. Puede que haya habido una buena razón para la cautela americana. En unas memorias póstumas publicadas en 2000, el héroe de la resistencia en tiempos de guerra, el conde Edgardo Sogno, afirmó que visitó la estación de la CIA en Roma en julio de 1974 para informarle de sus planes de un golpe anticomunista.

“Le dije que le estaba informando como aliado en la lucha por la libertad de Occidente y le pregunté cuál sería la actitud del gobierno estadounidense”, escribió Sogno. “Me respondió lo que yo ya sabía: Estados Unidos habría apoyado cualquier iniciativa que tendiera a mantener a los comunistas fuera del gobierno”.

A pesar de los contactos con sus homólogos de la CIA, no se pronunció ninguna palabra sobre el complot de Sogno. “Yo, por ejemplo, no sabía lo de Sogno. Sabía que el Sr. Sogno estaba siendo investigado por un magistrado de Turín, pero no sabía que tenía contactos tan importantes con agencias estadounidenses en Estados Unidos e Italia”, dijo el general Maletti. “Claramente, Sogno tenía gran confianza en la complicidad del servicio americano”.

El general de 79 años fue condenado en rebeldía por obstruir una investigación sobre un ataque de 1973 contra el ministro del Interior al ocultar información crucial a los magistrados.

Cuatro personas murieron y 45 resultaron heridas cuando un “anarquista”, Gianfranco Bertoli, lanzó una granada contra una multitud en las afueras del cuartel general de la policía de Milán. Bertoli, según los jueces, era en realidad un hombre de simpatías fascistas y un antiguo informante del SID, llamado “Negro”. Los hombres del general Maletti fueron advertidos antes del ataque contra el ministro Mariano Rumor, pero no tomaron ninguna medida para impedirlo y no transmitieron su información sobre Bertoli incluso después de los asesinatos.

“Entre los países más grandes de Europa occidental, Italia ha sido tratada como una especie de protectorado. Me avergüenza pensar que todavía estamos sujetos a una supervisión especial”, concluía el general.

https://www.theguardian.com/world/2001/mar/26/terrorism\

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.