La Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) comenzó a eliminar los datos de más de 685 millones de llamadas obtenidas desde 2015 de agencias de telecomunicaciones.

La NSA informó, mediante un comunicado, que comenzó este proceso el pasado 23 de mayo, luego que varios analistas notaran “irregularidades técnicas en algunos datos recibidos de los proveedores de servicios de telecomunicaciones”. Ello produjo que la agencia recibiera información de llamadas que “no estaba autorizada a recibir“.

En junio de 2015, el Congreso de los EE.UU. restringió mediante una ley la recolección de registros de llamadas a gran escala por parte de la NSA, luego que el exanalista de esa agencia Edward Snowden filtrara documentos que evidenciaban un amplio espionaje, que violaba derechos individuales a miles de ciudadanos. La normativa establece que los datos serían retenidos por las empresas de telecomunicaciones y que la agencia gubernamental podría consultar esa base.

“Debido a que no es factible identificar y aislar los datos recopilados adecuadamente, la NSA concluyó que no debería usar ninguno de los registros“, señala la agencia en su comunicado.

La agencia informó que siguió todos los protocolos para esta acción. Notificó a los Comités de Supervisión del Congreso, a la Junta de Supervisión de las Libertades Civiles y la Privacidad, al Departamento de Justicia y al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de esta decisión.

David Kris, un exfuncionario de seguridad nacional en el Departamento de Justicia citado por The Washington Times afirmó que todo apunta a un fracaso del programa de vigilancia de la NSA porque “cualquier información que esperaban conseguir en los últimos tres años con este programa de recolección fue inútil” y, por ello, “están desechando toda la información y básicamente comenzando de nuevo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.