De cómo 300 derrotaron a diez mil

166
0

Por Aniel Santiesteban García           

Fotos de Roberto Garaicoa

Emisión: 29/06/2018

En su libro La Victoria Estratégica, por lo caminos de la Sierra Maestra, Fidel describe cada acontecimiento de la lucha en las montañas de Oriente durante los últimos años de la guerra, jornadas de constantes, intensas y decisivas disputas contra un Ejército muy bien armado y equipado.

Aquellas certeras palabras del Comandante en Jefe Fidel:

“Por todos lo caminos les vamos a hacer resistencia”

Se mantienen en la memoria de quienes vivieron aquellos días de abril, durante la ofensiva de verano que la dictadura impuso contra el Frente Rebelde.

El espacio radio televisivo Mesa Redonda recordó un importante acontecimiento aún latente en la memoria de todo un pueblo, a sesenta años de su papel en el triunfo definitivo a partir de los estudios de Jorge Luis Aneiros Alonso, Subdirector de la Oficina de Asuntos Históricos, Ángel Jiménez González, Investigador del Instituto de Historia de Cuba y las memorias del General de Brigada Fernando Vecino Alegret, Combatiente del Ejército Rebelde.

Jorge Luis Aneiros Alonso, Subdirector de la Oficina de Asuntos Históricos explicó que la situación de la lucha guerrillera era difícil, tras los intentos del enemigo, y su reparación bajo el mando de Fidel Castro.

Jorge Luis Aneiros Alonso explicó cómo el Ejército de la tiranía ensayó sus planes contra los combatientes cubanos en la Sierra

“Al cierre del año 57’, -relata Aneiros Alonso-, el grupo rebelde había obtenido importantes victorias, pero lo más importante es que el entonces llamado Ejército Revolucionario del Movimiento 26 de julio se había insertado en el tejido geográfico y social de la Sierra Maestra, con el crecimiento de nuevos combatientes llegados del llano y del propio territorio montañoso, algo que dio un aseguramiento combativo y logístico muy importante, demostrado luego”.

Asimismo, explicó cómo el Ejército de la tiranía ensayó sus planes contra los combatientes cubanos en la Sierra, y los más cercanos a los hechos fueron los llamados Planes R (Planes Relámpago), cercando la región donde estaba el grupo guerrillero, en sectores y con movimientos hacia todas partes.

“Después de estos planes (cuatro en total), se prepara una ofensiva de verano contra las tropas cubanas, donde se incluye el llamado Plan FF o Fin de Fidel; esa ofensiva tuvo el auxilio de la Misión norteamericana en Cuba y tenía por concepción servir como jaula moviendo las fuerzas guerrilleras hasta el Sur, acorralarlas entre el mar y la montaña, y por último aniquilarlas”, añade en su recuento histórico el profesor.

Fidel, según subrayó Aneiros, actuó con una visión futurista en torno a los acontecimientos e hizo que el mando de la dictadura realizara sus propios análisis, “¿qué hacer en ese caso?: enviar las columnas a crear los nuevos frentes, que si bien se reducen las fuerzas guerrilleras en la Sierra, obliga al enemigo a combatir en otros sitios”.

Camilo Cienfuegos, por orden de Fidel, baja al llano, demostrándose que un guerrillero también era capaz de combatir allí, con la encomienda de aunar voluntades y sumar hombres a las fuerzas.

La Huelga del 9 de abril, con sus fracasos ya analizados, trajo para el grupo rebelde un número significativo de pérdidas, a lo que Fidel responde rápidamente reunido con la dirección estratégica fundamental en Altos de Mompié y se toman importantes decisiones estratégicas sobre todo con la decisión de unir el mando político y militar en Fidel”, continuó detallando el Subdirector de la Oficina de Asuntos Históricos.

“El Comandante en Jefe, rápidamente, alerta de la cercanía de una ofensiva enemiga, esto ocurre cuando ya existe una comandancia en La Plata, que masificó el Ejército cubano, con importantes armas ideológicas como Radio Rebelde”

Aneiros Alonso describió también el momento de hacer frente a la Ofensiva de verano: “Con agrupaciones en escalones estratégicos y la participación de un número de batallones se esperaba hacer frente a la Ofensiva, aun cuando el número rebelde era muy pequeño en comparación con las fuerzas enemigas”.

Fidel habla por primera vez en Radio Rebelde, un llamado a preparase donde reconoce el esfuerzo del pueblo, pero con una seguridad plena en el triunfo, en que las fuerzas enemigas no derrotarían a las rebeldes.

La defensa se ubica en los extremos y luego alrededor de la Comandancia, con las fuerzas muy bien agrupadas y la posibilidad de moverse, las fuerzas de reserva también estaban listas, absolutamente todo estaba dispuesto para cumplir lo que luego, en reunión con los campesinos en Vegas de Jibacoa el 25 de mayo, aseguró: La ofensiva comenzó pero el enemigo será derrotado”, finalizó Aneiros en recuento detallado de los acontecimientos.

En tanto, el Dr.C. Ángel Jiménez González, Investigador del Instituto de Historia de Cuba y Miembro del Consejo Científico de la Oficina de Asuntos Históricos, analizó también la Victoria Estratégica del Ejército Rebelde (ER), a partir de etapas fundamentales del propio Ejército y desde las acciones enemigas, su desarrollo, impulso de la Ofensiva y fracaso.

Dr.C. Ángel Jiménez González afirman que estos meses fueron también de fuertes disputas, sobresalen los combates de El Macío, El Yarey, La Estrella y Alto de la Caridad

“En un primer período se produjo el movimiento, o al menos su inicio, de las tropas del Ejército por tres direcciones de ofensiva, con la misión de alcanzar posiciones de partida favorables para lanzar el asalto final contra la Comandancia de La Plata.

“Estos meses fueron también de fuertes disputas, sobresalen los combates de El Macío, El Yarey, La Estrella y Alto de la Caridad, donde el Comandante Fidel acerca, escalonadamente, fuerzas de columnas adyacentes hacia la región de las acciones combativas.

“De Buey Arriba a Santo Domingo se trasladaron las tropas del batallón 11, exactamente 23 días de recorrido y numerosas bajas vencer 30 km le costaron lograr su objetivo, pero los rebeldes también lograron el suyo, demorar y desgastar el batallón.

“En la dirección Estrada Palma-Las Mercedes, hay dos batallones que buscarían las Vegas de Jibacoa, ambos llegan y ocupan la zona de La Plata, así como la dirección de río La Plata al Jigüe, internándose sus fuerzas, Ramón Paz Borroto le hace frente, obliga a volver a la playa embarcar y hacerlo por La Plata.

Una segunda etapa, casi al fin de la estrategia, comprendió los meses de junio a julio del propio año 1958, donde las tropas del enemigo se internan en la Sierra Maestra con la misión de asaltar la Comandancia General de La Plata, logran el avance y sobresalen las acciones de contención por el Ejército Rebelde, donde logran con su acostumbrada práctica la victoria, a pesar de la reducción de las fuerzas.

El General de Brigada Fernando Vecino Alegret, Combatiente del Ejército Rebelde tenía 15 años cuando se va a la Sierra Maestra.

General de Brigada Fernando Vecino Alegret refirió los acontecimientos en los que participó y donde cayó el jefe de su grupo el Comandante René Ramos Latourt (Daniel), el combate de El Jobal

“Venía de México, de preparar una expedición que estaba alistando Pedro Miret (un segundo Granma, según se pensaba), con 60 no 70 hombres, fue un entrenamiento muy fuerte a mí me fortaleció física y moralmente”, apuntó en su intervención el combatiente Vecino Alegret.

En otro momento, refirió los acontecimientos en los que participó y donde cayó el jefe de su grupo el Comandante René Ramos Latourt (Daniel), el combate de El Jobal.

“En cuanto al combate, aparece el compañero Pinares, y a mí me tenían ubicado en el grupo santiaguero, -yo soy holguinero realmente-, Pinares dice a mis compañeros en forma de broma que ellos no tenían valor para seguirle, refriéndose a ellos como santiagueros, el Comandante Daniel lo oye y como yo estaba dispuesto a marchar al combate si me autorizaban, partiría con Pinares”, pormenorizó Fernando Vecino Alegret.

“Nunca pensé que regresaríamos, siempre partí con la intención de no volver, pero por las condiciones de un combate cercano fue necesario hacerlo, siempre por Orden del Comandante Pinares.

Fidel, según subrayó Aneiros, actuó con una visión futurista en torno a los acontecimientos e hizo que el mando de la dictadura realizara sus propios análisis

“Luego, Daniel fue herido y me avisan que estaba muy mal, me encuentro con él y me da órdenes de salvamento de armas, únicamente no fue salvado el Comandante; en medio de la desesperación llega el Che, por la urgente necesidad médica, pero al llegar confirmó que ya estaba sin vida”, contó a partir de sus memorias el Combatiente General de Brigada Fernando Vecino Alegret.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.