Expertos e instituciones financieras chinas aseguran que la economía del país cerrará la primera mitad de 2018 con 6,7 por ciento de crecimiento, superior a la meta anual de 6,5 puntos.

Los analistas y centros consultados por la prensa local basan sus pronósticos en que el gigante asiático ha mantenido una tendencia de crecimiento en motores claves como la inversión y el consumo.

También citan el establecimiento de 3,27 millones de nuevas empresas desde comienzos de este año, o sea, 12,5 por ciento más que en la misma etapa de 2017.

Incluso, prevén el fortalecimiento del sector industrial y la demanda externa, aunque existen grandes riesgos de recesión mundial por la ofensiva arancelaria de Estados Unidos.

Los datos oficiales sobre el comportamiento del Producto Interno Bruto del China entre enero y junio pasados se conocerán el próximo día 16.

El país cerró el primer trimestre de este año con 6,8 por ciento de crecimiento y su PIB llegó a 19,88 billones de yuanes (3,2 billones de dólares) gracias a la estabilidad y repunte de actividades como la venta minorista de bienes de consumo, la inversión en activos fijos y la privada.

Ahora está en medio de la profundización del proceso de reforma y apertura que la posicionó como segunda economía del orbe y aplica medidas destinadas a abrir más su mercado a la inversión extranjera.

Pero también enfrenta una guerra comercial con Estados Unidos que hasta el momento implicó la mutua y perjudicial imposición de aranceles por un valor de 34 mil millones de dólares.

A ello se suma la continua debilidad del yuan -la moneda china- frente al dólar norteamericano, este último más fortalecido por la recuperación económica en su país de origen.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.