El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, advierte en el encuentro anual del Círculo de Economistas de que la guerra comercial “ya ha empezado”.

“Si mañana hay un incremento de aranceles (de EE.UU.) en otros sectores, como el automóvil, tendremos que reaccionar unidos y con fuerza, para hacer comprender que Europa también es una potencia económica soberana”, ha dicho el ministro este domingo en el evento, celebrado en Aix en Provenza (sur de Francia).

La cuestión ya no es si habrá finalmente una guerra comercial con Washington, ha señalado Lemaire, sino que “la guerra ya ha empezado” y los países de la Unión Europea (UE) deben “hacer saber que, si se les ataca, reaccionarán de manera colectiva y con firmeza”, ha reclamado.

La UE, ha dicho en el mismo evento Benoît Coeuré, directivo del Banco Central Europeo (BCE), “debe superar sus propias divisiones” para hacer frente a la situación actual, en la que a juicio del funcionario “el ancla política mundial se ha desprendido” y “sólo una respuesta colectiva puede restablecer algún tipo de estabilidad”.

En la misma tónica general del encuentro, con sus llamados a una mayor unificación de los países del bloque europeo (en un contexto de creciente desafección popular hacia el proyecto comunitario), el ex primer ministro italiano Mario Monti ha estimado a su vez que “los beneficios de la UE no han sido lo bastante visibles para los ciudadanos por el retraso en la integración fiscal”.

Las tensiones crecieron en junio al eliminar el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, las exenciones de los aranceles estadounidenses al acero y el aluminio de que gozaba la UE, para amenazar días después con imponer también tasas aduaneras del 20 % a los automóviles importados desde el bloque.

Pese a las advertencias de la Comisión Europea (CE) de adoptar represalias si eso ocurre, Trump reiteró su amenaza a principios del mes en curso. El jueves, la canciller alemana, Angela Merkel, se vio obligada a ofrecer negociar una reducción de los aranceles a los automóviles estadounidenses (y del resto de países) para evitar una escalada en la guerra comercial.

Según distintos observadores, dentro de la misma guerra pueden situarse los intentos del presidente norteamericano de romper unilateralmente el acuerdo nuclear multinacional con Irán de 2015. Ya durante su campaña electoral hacia la Presidencia, en 2016, Trump se quejaba de que, con la retirada de los embargos a Teherán, el país persa fuera a comprar más aviones a la compañía europea Airbus que a la estadounidense Boeing.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.