Caracas, 12 jul (Sputnik).- La presencia de los mercenarios argentinos de la organización denominada Cascos Blancos en zonas fronterizas de Colombia con Venezuela marca una fase de las agresiones contra el presidente Nicolás Maduro, dijo a Sputnik el analista internacional y asesor de la Cancillería, Basem Tajeldine.

“Su llegada marca el inicio de una nueva etapa de agresión contra el país, que se dirige a crear las condiciones, el ambiente de una agresión militar que vendría desde Colombia, a respuesta de un falso positivo que ellos mismos montarían para justificar toda la embestida contra el país”, expresó.

Un grupo de médicos de este organismo argentino anunció el pasado 6 de julio su llegada a Colombia, con el objetivo de asistir a los venezolanos que migran a través de la frontera terrestre entre ambos países.

“Un nuevo grupo de 11 médicos argentinos viaja hoy (6 de julio) a Cúcuta, en la frontera entre Colombia y Venezuela, para seguir asistiendo a los más de 100 pacientes venezolanos que se acercan a diario en búsqueda de ayuda médica”, señala la información difundida por los Cascos Blancos.

Los cascos blancos, son el cuerpo de ayuda humanitaria de la Cancillería argentina, creado en 1994, supuestamente para brindar asistencia humanitaria internacional.

Para Tajeldine estas son personas “preparadas y pagadas” para actuar en los eventos que “se montan”, para justificar una intervención contra un país, en este caso Venezuela.

La delegación también ha señalado que trabaja en conjunto con el sistema de salud colombiano y socios argentinos que colaboran con los llamados Cascos Blancos.

El analista venezolano recordó que durante el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) los falsos positivos se colaron a la opinión pública nacional e internacional.

“Hechos donde se disfrazaban a indigentes y a campesinos de guerrilleros y los asesinaban y se cobraba, porque había sido una disposición del Gobierno de Uribe, de que por cada guerrillero muerto los oficiales implicados tenían que cobrar por eso”, detalló.

De igual manera, Tajeldine indicó que no se debe obviar que Colombia cuenta con más de 12 bases militares estadounidenses y, por tanto, es el territorio por el que podrían iniciar un ataque, pues a su juicio son “expertos” en falsos positivos.

Para el asesor de la Cancillería venezolana, la llegada de Iván Duque a la presidencia no cambiará mucho la actitud de Colombia hacia la revolución bolivariana, pues recordó que el recién electo mandatario viene de las filas de Álvaro Uribe.

“Aunque Iván Duque dijo que no está interesado en una agresión, no se descarta una acción de falsos positivos y la llegada de los Cascos Blancos a Colombia ya marca el inicio de esta agresión”, precisó.

Antes del arribo de los Cascos Blancos a territorio colombiano, en junio pasado, el presidente Maduro denunció que desde Colombia se preparan “incidentes” con el objetivo de generar un conflicto armado entre ambas naciones.

En ese entonces, el mandatario venezolano envió un mensaje a las fuerzas militares y policiales de Colombia a que no se presten a las “trampas” del presidente Santos, quien deja su cargo el próximo 7 de agosto.

Otro escenario que plantea Tajeldine, es que la llegada de los Cascos Blancos podría desembocar en eventos similares a los que suceden Siria, donde son acusados sabotear el Gobierno del presidente Bashar Al Assad, con la creación de “montajes” de supuestos ataques químicos.

El mes pasado, habitantes de la ciudad siria Idlib (noroeste) denunciaron ante Centro ruso para la Reconciliación en el país árabe, que empleados de la ONG Cascos Blancos preparan una nueva provocación con armas químicas.

Por su parte, el Gobierno venezolano no ha realizado hasta el momento un pronunciamiento oficial sobre la llegada de los miembros de esa organización a la frontera que comparte con Colombia. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.