Irán asegura que uno de los objetivos de las actividades del grupo terrorista EIIL y sus aliados en Afganistán es apuntar contra Irán, China, Rusia y Paquistán.

En su intervención en la 7ª Conferencia Internacional sobre la Paz en Pekín, capital china, el presidente del Consejo Estratégico de Asuntos Exteriores de Irán, Seyed Kamal Jarrazi, ha advertido este domingo del peligro de la expansión de los grupos terroristas en Afganistán y el norte de África tras sufrir enormes derrotas en Irak y Siria.

El político persa ha recordado que la Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos considera a los países de Irán, Rusia y China como una amenaza contra los intereses de Washington, un asunto por lo que a su juicio debe evaluarse como un problema serio en el aumento de las actividades de la banda extremista-takfirí EIIL (Daesh, en árabe) en el territorio afgano.

Jarrazi ha llamado la atención de los interlocutores sobre la historia de la formación de los grupos terroristas en la región de Oriente Medio y África, como Al-Qaeda, Talibán, Daesh, Frente Al-Nusra y Boko Haram, entre otras bandas criminales, que aparecieron con un gesto religioso, pero en práctica cometieron acciones contra la región, y por su violencia no lograron satisfacer a la gente.

Daesh, ha apostillado, fue el más violeto y poderoso de dichos grupos que reclutó combatientes desde 80 países en todo el mundo. “¿Si ellos adquirieron poder por sí mismo o fueron actores de un proyecto diseñado para un objeto especial?”, ha preguntado.

En esta parte de sus declaraciones, se ha referido a una entrevista que el príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman, concedió al diario británico The Guardian, en que reveló la preocupación que Riad y sus aliados sintieron por la expansión de la Revolución Islámica de Irán en diferentes países, incluido Arabia Saudí, una amenaza de la que decidieron “salvarse” a través de la ideología extremista wahabi.

Jarrazi ha mencionado las ayudas financieras, logísticas, de seguridad y entrenamiento que ciertos países ribereños del Golfo Pérsico y países poderosos del Occidente, encabezados por EE.UU., brindaron para el crecimiento del wahabismo en la zona.

Ha señalado que gracias a los sacrificios de las fuerzas de Irak, Irán, Siria, El Líbano y otros Estados voluntarios, el grupo terrorista Daesh ha sido desmantelado, pero su pensamiento sigue estando vivo, por lo que es necesario que Irán, Paquistán, China, Rusia y otros países del Asia central refuercen sus cooperaciones para erradicar este flagelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.