El cierre de aulas en la pública, los problemas y errores en el proceso de escolarización y la saturación de equipos directivos y trabajadores administrativos por la implantación del programa raíces, el nuevo calendario, con el periodo extraordinario de exámenes en junio, la escabechina en las oposiciones a profesorado de secundaria y la intención de no pagar el verano a los interinos en los términos acordados, no son fruto de la mala gestión, sino la aplicación de una estrategia diseñada para situar la Educación Pública como la última opción de las familias, para que las que puedan pagarlo opten por la concertada y la privada.

La introducción del nuevo programa ha causado un auténtico desbarajuste en el proceso de escolarización, con numerosos alumnos afectados que pese a tener toda la documentación requerida, no se les ha baremado bien y las familias se han visto obligadas a reclamar para tener la plaza solicitada. Algunas se han resuelto favorablemente, otras han debido iniciar el trámite judicial para garantizar sus derechos.

El cierre de aulas en la Escuela Pública se ha cebado este año con la DAT Madrid Capital. Recordemos que en la ciudad de Madrid la oferta pública ya está por debajo de la privada y la concertada… parece que no les es suficiente y la patronal quiere ampliar el negocio.

El nuevo programa impuesto a algunos centros ha supuesto que el profesorado tenga que volcar varias veces la misma información, que los equipos directivos y el personal administrativo hayan tenido que duplicar el trabajo para asegurarse de que al final quedaban todas las calificaciones grabadas. Los experimentos, con gaseosa, que el tiempo no nos sobra como para regalárselo a la Consejería de Educación.

El nuevo calendario traslada los exámenes de septiembre a junio, en el que al profesorado se le supone dando clase durante dos semanas a la vez a los que tienen que recuperar la asignatura y a aquellos que ya han aprobado, en lo que se ha denominado ampliación. En la práctica, muchos alumnos aprobados o de aquellos sin motivación hacia el estudio sin ir a clase, el profesorado haciendo encaje de bolillos y aquellos que deben recuperar sin el tiempo necesario para poder progresar. Si todo el sistema educativo se orienta a entrenar al alumnado a pasar exámenes y obtener una calificación, no debe sorprendernos que el alumnado no acuda a clase si no se le va a calificar.

En el proceso selectivo a profesorado de enseñanza secundaria, FP y artísticas, el cabreo y malestar entre los opositores es notorio, ante un sistema que ni evalúa la competencia docente, ni ofrece garantía alguna de objetividad, sin criterios de calificación conocidos y sin poder revisar y contrastar los exámenes realizados. La Comunidad se ha visto obligada a convocar más plazas por el Acuerdo Sectorial, pero ha dado la directriz de que estas no se cubran, tratando de justificarlo después en la búsqueda de la excelencia y la falta de formación de los opositores (interinos con años de trabajo a la espalda muchos de ellos). El cabreo generado, que lleva a la solicitud de impugnación de este proceso en algunas especialidades, es el caldo de cultivo en el que en el futuro justificar la inclusión de un MIR educativo, para precarizar aun más la figura del profesor interino.

El cobro del verano para quien haya trabajado 211 días es parte del Acuerdo Sectorial, ni un solo caso que cumpla este criterio, debe quedar fuera, como así pretende la Consejería buscando retorcer la letra literal y poniendo un falso requisito en estar trabajando a 30 de junio.

Debemos responder ante cada uno de estos ataques, pero siendo conscientes de que son partes de un problema que debemos encarar de forma global. Para el nuevo curso debemos afiliarnos a los sindicatos, organizarnos en cada centro de trabajo, superar las divisiones corporativas y plantear la batalla a la ofensiva, son las premisas que nos van a permitir derrotar los planes de la patronal para la Educación Pública y sus representantes en las instituciones.

¡Ni un solo paso más atrás! ¡Derrotemos a la Consejería de Educación!

¡Organicémonos para ganar una Educación Pública para la clase obrera!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.