Rusia ha reforzado su Armada con tres buques de guerra avanzados y 49 misiles de crucero Kalibr durante los primeros seis meses del año en curso.

El viceministro de Defensa ruso, Alexey Krivoruchko, anunció recientemente que el nuevo reforzamiento incluye “tres naves de combate de nueva construcción, dos naves de apoyo, y un buque de guerra que había sido reparado, así como el sistema de misiles de defensa costera Bastión”.

Al mismo tiempo, el funcionario ruso agregó que un total de 49 misiles tácticos de crucero Kalibr y cuatro misiles antibuque también entraron en servicio en 2018.

A su vez, el comandante de la base naval de la 13.ª brigada de la Flota Báltica, capitán del primer rango Grigory Chernetsky, dice que el buque de reconocimiento Ivan Khurs del proyecto 18280, recientemente aceptado para el servicio, “está listo para cumplir sus misiones asignadas”.

La corbeta lanzamisiles rusa Vyshny Volochyok.

“El buque del proyecto 18280 está designado para proporcionar comunicaciones y el comando y control de la flota, realizar un reconocimiento radio-técnico y llevar a cabo una guerra electrónica”, señaló.

La Armada rusa también recibió corbeta lanzamisiles Vyshny Volochyok del proyecto 21631. Según afirmó el comandante de la 41.ª brigada de los Barcos de Misiles de la base naval de Crimea de la Flota del mar Negro, capitán del primer rango Igor Vorobyov, el buque de guerra está equipado con sistemas modernos de ataque, misiles, defensa aérea y artillería y ha superado con éxito todo tipo de pruebas en el mar Negro.

También se espera que la Armada rusa reciba el buque de guerra Almirante Gorshkov a tiempo para el desfile principal del Día de la Armada, que se celebrará el 29 de julio.

En febrero pasado, medios de Rusia informaron de que el presidente del país, Vladímir Putin, estaba impulsando un ambicioso programa estatal para modernizar el Ejército y su arsenal y multiplicar la producción de armamento en los próximos diez años, a fin de hacer de las armas rusas las más efectivas y precisas del mundo.

Moscú ha señalado en reiteradas ocasiones que no quiere atacar a nadie y que el propósito de sus nuevas armas es defenderse del escudo antimisiles estadounidense y el despliegue en el este de Europa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.