Mientras los vasallos (la UE) rinden un poco más de sumisión y vasallaje a su señor (EEUU), el mundo se sigue moviendo mucho más allá de Occidente. Mientras en Occidente se camina -es un decir- como los burros, con orejeras, el resto del mundo se mueve en otra dirección y, a menudo, opuesta. Es lo que ha ocurrido estos últimos días con la reunión de los BRICS en Johanesburgo (Sudáfrica) de la que los medios de propaganda, incluidos los que van de “progres” y de “alternativos”, antes llamados de comunicación, no han dicho ni una palabra. Porque los medios de propaganda son las orejeras del capital.

En la reunión anterior, China hizo una propuesta novedosa: la constitución de los BRICS Plus, es decir, la invitación a una serie de países que, sin ser formalmente parte de los BRICS, pueden integrase en estructuras intermedias. El año pasado, y por iniciativa china, acudieron a la reunión de los BRICS México, Tailandia, Guinea, Tayikistán y Egipto. Ahora ha vuelto Egipto, pero se ha dado un paso de mucha mayor importancia: han acudido también Argentina (pese a Macri y en calidad de presidente de turno del G20), Indonesia, Jamaica (como presidente del CARICOM) y lo más importante, Turquía en una doble condición, como país y como presidente de la Organización de Cooperación Islámica.

Es decir, los BRICS están, claramente, en fase de expansión y van hacia una plataforma unificada de acuerdos de integración regional Sur-Sur. Occidente queda fuera totalmente. Los BRICS están trabajando de forma clara en un nuevo tipo de relaciones internacionales que no incluyen una superpotencia dominante y mucho menos que imponga de forma unilateral sanciones, bloqueos o normas.

Los BRICS hablan de una especie de “década prodigiosa” de 10 años, de cinco en cinco, para que todo ello cristalice a través de alianzas económicas regionales y bilaterales. Si se observa con detenimiento los países que acudieron el año pasado y éste, se ve que la tendencia predominante es la misma: Eurasia.

México, con López Obrador, tiene ahora una buena palanca contra EEUU si la sabe, y quiere, aprovechar. Porque lo primero que hay que hacer es la descolonización mental, y en América latina cuesta más que en otras zonas descolonizar la mente respecto de EEUU. Sobre todo, si se tiene frontera. México tiene que optar, si refuerza la Asociación Trans-Pacífico (donde está con Perú y Chile, por ejemplo) o camina en otra dirección. Eso demostrará, entre otras cosas, si López obrador es un “izquierdista” como dicen algunos.

El Lince

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.