Estados Unidos ha reimpuesto este martes la primera ronda de duras y unilaterales sanciones contra Irán tras retirarse del acuerdo nuclear alcanzado con Teherán.

Estos embargos, que han entrado en vigor a las 04H01 GMT, incluyen bloqueos a las transacciones financieras, a las importaciones de materias primas y al acceso de Irán al dólar estadounidense.

Además, la Administración del presidente Donald Trump ha adoptado medidas para impedir las compras en las industrias clave, como el sector automotor y la aviación comercial, así como las alfombras.

El próximo mes de noviembre se aplicarán la segunda ronda de las sanciones antiraníes, que, según la Casa Blanca, afectarán al sector petrolero y gasífero y al Banco Central de la República Islámica de Irán.

Ayer lunes, la Casa Blanca emitió un comunicado respecto a estos embargos, amenazando al país persa: “O cambia su comportamiento (…) y se reintegra a la economía global, o continúa por un camino de aislamiento económico”.

Estas sanciones vienen después de la retirada de Washington del pacto nuclear multilateral entre Irán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), mientras otros socios de la Casa Blanca han rechazado esta medida.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, dijo el lunes que tanto el bloque, como los tres países europeos firmantes del tratado nuclear —también conocido como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés)—  lamentan profundamente el restablecimiento de las sanciones antiraníes.

“Estamos decididos a proteger a los operadores económicos europeos involucrados en negocios legítimos con Irán, de conformidad con la legislación de la UE y la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU). Esta es la razón por la cual el estatuto de bloqueo actualizado de la Unión Europea entra en vigencia para evitar el impacto de las sanciones extraterritoriales de EE.UU.”, afirmó en un comunicado.

Sin embargo, el inquilino de la Casa Blanca subrayó en el comunicado su disposición a dialogar con las autoridades iraníes para llegar a un “acuerdo más amplio” que incluye además otros temas como el programa de misiles balísticos y el papel regional de Teherán.

A este llamamiento para conversarse, respondió el lunes el presidente iraní, Hasan Rohani, pues, aseguró que el país persa nunca va a aceptar un diálogo bajo presiones y sanciones. “Están imponiendo sanciones a los niños iraníes, a los enfermos, a la nación (…) Estados Unidos quiere lanzar una guerra psicológica contra la nación iraní y crear divisiones entre el pueblo”, recalcó Rohani durante una entrevista a la televisión iraní.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.